¿Sabes cuándo eres realmente dura/o contigo misma/o sin darte apenas cuenta Géminis? Cuando comienzas algo diferente en tu vida sin apenas saborear lo que estabas haciendo antes… Cuando empiezas a hacer algo porque realmente te gusta, pero que lo dejas por volver a comenzar algo nuevo que te llamó mucho más la atención… Así es Géminis, eres UN ESPÍRITU LIBRE muy dinámico y con mucha energía para seguir sumando y creciendo, pero puede que ya vaya siendo hora de aprender a parar a disfrutar de esos pequeños detalles que pasan por delante nuestra y que no vemos por ir a toda prisa.

Sabemos que es muy difícil para ti Géminis. Pedirte control, organización, tiempo y mucha más calma es como pedir limones a una palmera, algo ilógico e imposible.

La gente que te conoce y la que no te conoce de nada se sienten muy bien cuando están a tu lado Géminis, eres una persona con un espíritu muy aventurero, con una energía muy contagiosa y con buena vibra.

Eres una persona muy apasionada y sabes que casi todo el mundo recurre a ti cuando quieren pasión, aventuras, fiesta, alegría y extravagancia… Aunque también se acercan cuando quieren consejo, cuando quieren a alguien que les escuche… En fin, que también te hartas de ser el psicólogo personal sin titulación de muchos de tus amigos, pero en el fondo te gusta que te cuenten todos sus problemas, porque así ves que los demás también tienen sus guerras y ya no te sientes tan diferente a ellos…

Te puede interesar: Lo que Géminis puede echar de menos de su vida amorosa

Pero Géminis, conocemos tu secreto. Sabemos el por qué de esa dureza contigo misma/o. Sabemos la razón de no querer bajar el listón y de seguir dándote caña, aun estando muy cansada/o… Si sigues al pie del cañón aún teniendo el mundo patas arriba por dentro es por miedo a que los demás vean tu puntos débiles. Por miedo a que sepan que también puedes ser diferente y lo sabes… Quítate esas ideas de la cabeza, porque ser diferente es un regalo caído del cielo GÉMINIS.