Aprendiste a levantarte antes de caerte Acuario. Pero antes de saber hacer ese giro sobrenatural (porque no hay nadie que sepa levantarse antes de caerse, solo lo sabes hacer tú) tuviste que pisar el suelo varias veces ¿verdad?. Tu cara se ha dado buenos golpetazos sobre el frío y duro suelo Acuario, pero gracias a eso eres quien eres a día de hoy.

El aprendizaje ha sido duro, pero ahora mismo te quedas con el edén de tu felicidad, con lo que sabes y con esa gran lección: nada es imposible. Al menos para ti, porque es una locura el pensar que un Acuario se va a conformar y se va a quedar con las ganas de hacer algo… Es completamente imposible.

Aprendiste que nadie te va a dar lo que tú quieras tener Acuario, todo esto lo has ido aprendiendo poco a poco, pero gracias a ello eres la persona que eres hoy en día.

De los signos de aire, eres el claro ejemplo del despiste en persona Acuario, pero ¿sabes qué? que las personas más inteligentes y las que suponen una verdadera amenaza para los genios del universo, son las más despistadas. Ahí está la clave Acuario, lo tuyo viene de serie y lo sabes. Que no te hace falta estudiar mucho para aprender, no te hace falta empaparte mucho de otra gente para captar su esencia Acuario, lo tuyo es de otro mundo porque tienes una capacidad de aprendizaje brutal.

Te puede interesar: Lo que Acuario nunca hará

La gente te admira porque parece que no pones esfuerzo para ser así de genial. Porque es que es eso Acuario, en verdad no lo haces, eres como eres sin forzarte, si fingir… En serio, lo tuyo es una verdadera amenaza, porque si de verdad quisieras quedarte con lo que tu quisieras, lo harías si ningún problema. Pero te tira mucho tu sentido de la justicia, la preocupación que tienes porque la gente que te rodee esté bien… Porque amas a la humanidad Acuario, sean altos, bajos, feos, guapos, raros, no raros… como sea, amas a la humanidad de todas las maneras posibles y eso no va a cambiar nunca.