No tienes ningún miedo en darlo todo de ti para conseguir lo que en verdad deseas Escorpio. No te da miedo jugar todas tus cartas y entregarte al completo, ya sea en tus relaciones personales o en tus obligaciones laborales, eres el tipo de persona que todo el mundo teme porque saben que siempre terminas saliéndote con la tuya. Saben que eres Escorpio, conocen tu potencial, saben de lo que eres capaz, han escuchado leyendas sobre ti y para los demás, eres como una especie de mitad dios mitad humano que convierte en oro todo lo que toca.

Así es Escorpio, la gente te respeta mucho por esto y aunque lo sepas, no lo das mucha importancia, porque prefieres invertir el tiempo en seguir invirtiendo, trabajando, pensando y elaborando todo tipo de planes, a derrochar ese tiempo en presumir y en alardear sobre todos tus triunfos.

Te puede interesar: Lo que Escorpio nunca hará

La gente te admira mucho porque parece que no te cuesta nada ser un jodido genio (cuando en el fondo tu sabes que te cuesta la vida y que eso no es más que sacrificio y trabajo duro).

La gente te tiene miedo, respeto, admiración, algo de odio y algo de buena dosis de envidia porque haces cosas imposibles de tal manera que parece que son súper sencillas y los demás se frustran porque las quieren hacer igual pero ven que es imposible…

Aunque tengas una auténtica montaña rusa de emociones por dentro, sabes separar emoción de trabajo duro y sigues a lo tuyo. Esto es todo cupe de esa mente tan inteligente que tienes. De ese sexto sentido tan brujito que te ayuda a sentir y presentir que será lo mejor… Y gracias a que eres lo suficiente listo como para saber que batallas pelear y cuáles no. Esa es la clave. A un Escorpio nadie le vende algo falso por algo bueno. La gente te tiene en un put* pedestal.