A la hora de hablar de la vida sentimental de cualquier persona, lo más seguro es que haya un poco de todo. Con Cáncer es diferente. Con Cáncer, en cuestiones sentimentales, siempre hay un mucho de todo. Como dice la canción, “por amor lo dejo todo”. Cáncer por amor es capaz de todo. Lo necesita. Vamos a ver cuánto.

Aunque hombres y mujeres Cáncer son muy protectores, esta característica se hace muy maternal en las mujeres de este signo. Y eso les lleva a que sean las preferidas de ese tipo de hombres más infantiles o sensibles que adoran el calor protector y el mimo que le ofrecen las cangrejitas. Los hombres Cáncer también resultan muy acogedores para sus parejas, y sobre todo, de esos que mezclan aplomo y sensibilidad y rompen cualquier esquema a sus parejas. Aparte de esto, los Cáncer son tiernos y muy románticos por lo que nos les faltan candidato/as deseosos de recibir todos esos montones y montones de atención, besos y cariño que da Cáncer. Además de beneficiarse de sus dotes como anfitriones y de lo bien que se les da la cocina.

Con los besos, Cáncer habla. Con los primeros besos, andan más tímidos. Pero conforme van sintiendo y teniendo más confianza, Cáncer es de los signos que te envuelven en besos y abrazos. Cantidad y calidad en el mismo pack. Cáncer es experto en el lenguaje físico del amor a través de caricias, susurros y miradas.

Con el sexo el cangrejo funciona igual de bien, pero tiene que darse en una relación con sentimientos. Con esto no queremos decir que Cáncer no tenga sexo hasta estar enamorado pero necesita un vínculo afectivo, aunque sea pequeño. Cuando ya se lanza al mundo del erotismo y los placeres sexuales, su naturaleza reservada le impide entregarse del todo, y tampoco se relaja si el ambiente no es el adecuado. Y todo porque tiene miedo a no hacerlo bien, a perder algo de lo ganado en el camino y a que sus encantos más frívolos no sean suficientes. Cáncer siente que fuera de la cama tiene mucho que ofrecer, y que a los demás les gusta lo que da. Dentro de la cama todo es diferente. Se siente más inseguro. Pero Cáncer va compensando su falta de autoestima abriéndose como puede a las demandas de sus pareja, porque siente que le debe dar todo, es lo que quiere y se esfuerza por se muy complaciente. Pero en cuanto encuentra a la persona con la que se siente a gusto de verdad, todo cambia.

Cáncer se suele enamorar pronto y fácil. Siempre busca el amor y la seguridad que le da. Las relaciones esporádicas no cumplen esa función; no le aportan todo lo que necesita. Cuando está enamorado Cáncer se entrega a través de la protección a la otra persona. Su ternura se desborda y lo da todo. Y cuanto más correspondidos se sienten los Cáncer, más se entregan, más dan, más piden, más quieren… Y si tienen que ponerle palabras a lo que sienten, saben hacerlo con las palabras justas, ni muchas ni pocas. Pero todas muy expresivas de lo que sienten.

Cáncer es de casarse pero si no lo puede hacer por alguna razón, sí que le gusta comprometerse a fondo con la convivencia o algún tipo de celebración que le diga al mundo su nuevo estado. Enamorado. La pareja será el inicio de una futura familia, y la familia es un valor muy presente en la vida de Cáncer. Si hay ceremonia, Cáncer prefiere algo sencillo, muy emotivo y con los suyos cerca, claro.

Cuando llega el desamor muchas veces es por la naturaleza absorbente de Cáncer y sus necesidades permanentes de atención. Los contactos físicos y sexuales también son muy demandantes y pueden ahogar a su pareja. Si hay infidelidad no será por parte del cangrejo. Es algo incompatible con su concepto de hogar y familia; unos cuernos estropearían todo ese núcleo. Si son los Cáncer a quienes le son infieles el drama está asegurado. Los sentimientos de pérdida se alternarán con un hundimiento total de su ánimo. Y si son sólo sospechas, puede volverse literalmente loco/a con las dudas. Además de que no es algo que perdone fácilmente.

La separación es una etapa muy dura en la vida de Cáncer. Antes de llegar a ella hará todo lo posible por evitarla, con el consiguiente desgaste y heridas en su autoestima. Cuando sea real, Cáncer se replegará sobre sí mismo y le costará mucho salir a la luz de nuevo. Y sólo lo hará por su necesidad de cariño y afecto, por la ilusión recuperada de volver a encontrar el amor. Eso sí, Cáncer es de los signos que puede aplicarse eso de que “lo que no te mata te hace más fuerte”. Porque cuando se recupera de todo, siempre es mas fuerte que antes de que sucediera. Bastante más fuerte. Algo que los demás signos deberían aprender.