LA VIDA SENTIMENTAL DE SAGITARIO

Por mucho que ande siempre con sus miedos a que nadie la quite libertad, el arquero tiene una vida sentimental bien movidita, como lo es él mismo, que necesita que sea con personas que lleven su rollo, normal. Eso es lo que queremos todos. Pero Sagitario apuesta fuerte porque es valiente. Y le sale como le tiene que salir. Bien. ¿Lo dudabais?

Para empezar, los hombres y mujeres Sagitario van por la vida pasando del amor más de lo que luego pasan. Y eso les da un puntito de difícil que gusta mucho. Luego, con su sentido del humor, su amor por libertad, y su gusto por los viajes, seducen a quien haga falta, para lo que haga falta y durante el tiempo que sea.

Mientras viven pequeñas historias los Sagitario disfrutan de la conquista, de enseñar al otro su filosofía de vida y de crear un vínculo con una base de amistad muy fuerte. A Sagitario le gusta ir poco a poco, para controlar si quiere más o si quiere menos. Sobre todo porque el arquero idealiza el amor y de una vez a otra, aprende que tras esta idealización suele haber muchas decepciones. Así que cuantas más decepciones se evite, mejor.

Sagitario también peca de cierta inconstancia en sus sentimientos por lo que suelen tener una vida sentimental agitada, con muy buenos momentos y otros menos. Pero los peores los supera bien Sagitario con su espíritu optimista y aventurero. Lo importante es encontrar personas con las que compartir muchos ratos, planes, viajes y aficiones. Y más cosas.

Los besos por ejemplos. Sagitario es atrevido y valiente y toma bastante bien la iniciativa. Le gusta dominar de alguna forma, y en la forma de besar se nota, porque no siempre tiene las mismas ganas de besar. Y si no las tiene, no les gustan que le fuercen a besar. Con el sexo le pasa igual, le gusta, lo quiere, lo busca, pero… Sagitario decide cuándo, dónde y con quién. Le pone muchas ganas desde el principio y es bastante activo e incansable. Y fantasioso. Y en sitios diferentes. Y con mucho lenguaje para acompañar el momento. Y… bueno, que sin problema Sagitario con el sexo.

Tras las historias, los besos y el sexo puede llegar… el amor. Y que el amor llegue y sea de los que se queden. Ahí Sagitario entra en una pequeña etapa más confusa en la que le cuesta decidir qué hacer. Su libertad es muy importante pero también sabe que encontrar un compañero/a para ese tipo de vida que le gusta llevar es muy importante. Si se deja llevar, tendremos a un Sagi enamorado, que no tendrá problemas en declararse con alegría, aunque no son muy dados a profundizar mucho hablando de sentimientos. Bastante con que los asumen y se comprometen a darles un contexto adecuado: vivir juntos, boda, contarlo a todos, montar una casa…

En algunos momentos Sagitario puede recular por algunos miedos o bajones y quedarse como a medias. No quiere boda, prefiere que cada uno viva en su casa aunque se vean mucho, contarlo a unos cuantos íntimos pero no a todo el barrio… en fin, miedo escénico. Pero bueno, nuestro arquero amante de la libertad y de moverse por los confines de la tierra se va dejando llevar y se acaba entregando, a su manera. Eso sí, si se puede sellar cada paso con un viaje de celebración, será más feliz y estará más convencido de que no se está equivocando.

¿Podría ser infiel nuestro Sagitario? Pues sí, porque las almas libres siempre tiran para el monte. Y alguna escapadita a la vida rutinaria puede ser algo muy estimulante. No la buscará, pero si le llega fácil y como un juego, juega fijo. Pero no será infiel sí o sí. Si está bien y no se aburre, no es de perseguir mucho las aventuras extraoficiales. Si lo hace, lo que no se dejará es pillar fácilmente. O mejor dicho, no reconocerá que lo que estaba haciendo está mal. Con esa inteligencia que tiene, Sagitario es de lo que dice “no es lo que parece” y convencer con sus argumentos al otro de que no ha hecho nada malo. Corren rumores de que uno de los argumentos de Sagi más graciosos es cuando habla de que estaba bloqueado, pasando una mala época y, “cariño, te he puesto los cuernos para aclararme sobre lo que siento por ti”. Si eso no es tener la autoestima y confiar en salir victorioso que venga Dios y lo vea. Pero un momento, un momento, si Sagi lo hace, en el fondo es porque se encuentra desesperado, porque las cosas no van como le prometieron, porque la relación va camino al fracaso. Seguro.

La ruptura… En cuanto a ésta, de nuevo el optimismo de Sagitario le lleva a no hundirse y a verlo todo con la mejor cara. Tendrá más libertad y volverá a ser alguien independiente y eso le gusta mucho. En la misma línea de positividad, Sagitario querrá que una relación que ha sido tan importante no se quede en el olvido y será un ex de los que favorecen lo de seguir siendo amigos. Y cuando lleguen nuevas parejas, irse todos juntos a cenar. Pero sólo pasará si te has portado bien, si no… Olvídate.