Cuando te enamoras, Libra, sientes algo especial dentro de ti. Algo que ni siquiera tú eres capaz de explicar a los demás. Sientes algo que te hace decir “estoy enamorado/a”, algo que sólo tú eres capaz de detectar. Y eso es cierto, porque tú eres muy de guardarte de lo que sientes y de no contar nada a nadie hasta que no estás al 100% seguro/a de que todo eso que sientes dentro de ti es real. Pero en cuanto descubres que hay sentimientos muy profundos por esa persona, no tienes miedo de contárselo a tus amigos, no tienes miedo a sentir, no tienes miedo a decir lo que piensas.

Es como que sientes una especie de liberación. Porque tú, Libra, no eres de esas personas que se enamora de un día para otro.

Es cierto que puedes sentir una conexión especial con alguien desde el primer momento, pero a eso no lo llamas enamoramiento.

Tú eres más de esperar, de saber que la otra persona siente lo mismo por ti o al menos de que tienes esperanzas de que algo pueda llegar a pasar entre vosotros dos…

Sabes que estás enamorado/a, Libra, porque no te sientes presionado por nadie ni por nada y porque no le tienes miedo a discutir, a hablar las cosas o a intercambiar opinión. Y es que tú, Libra, te enamoras de personas que saben respetarte, pero que respetan también tu independencia y tu libertad. Y por eso cuando encuentras a esa persona especial, es como que sientes una liberación. Porque te sientes querido/a, pero a la vez sientes que puedes seguir siendo tu mismo.

Te puede interesar: 8 Secretos de la personalidad de Libra

También descubres que estás plenamente enamorado/a cuando te das cuenta de que harías cualquier cosa por esa persona, sin importarte si recibes lo mismo a cambio. Y lo haces porque te nace de dentro y no porque te sientas obligado. Descubres que todo ese amor es real porque descubres que eres muy generoso/a con esa persona y porque te das cuenta de que jamás serías capaz de echarle nada en cara.

Te cuesta mucho aceptar que estás enamorado/a, Libra, y eso lo sabes tú y lo sabe todo el mundo que te rodea, pero una vez que te sientes cómodo/a y que sabes que las mariposas son reales, no te importa gritar a los cuatro vientos todo lo que sientes por esa persona.