Lo mejor de salir contigo, Escorpio, es esa pasión que transmites desde el minuto 1. Si por algo eres conocido en el Zodiaco es por esa pasión que guardas dentro. Por esa forma tan pasional que tienes de amar y de vivir. Eres capaz de captar la atención de cualquiera por todo eso que eres capaz de transmitir, nadie es capaz de ignorarte por esa fuerza que transmites.

Cualquiera que haya estado contigo, sabe lo que es realmente esa pasión de la que tanto hablamos. Esa pasión es algo que puede cambiarte la vida, algo que se quedará marcado a fuego el corazón de tu pareja y será una huella que jamás podrá ser borrada. Eres inolvidable, Escorpio, por todo lo que eres capaz de hacer sentir a los demás.

Lo mejor de salir contigo, Escorpio, es que tu pareja no tiene que preocuparse de si la llama se apaga o no.

Contigo esos problemas jamás existirán en la relación. Tú eres ese fuego que es capaz de avivar cualquier cosa. Eres esa chispa que muchos necesitan en su vida… Tienes el calor suficiente para crear un incendio y hacer la relación algo mucho más especial que cualquiera. Lo dicho, Escorpio, cualquiera que haya estado contigo sabrá que es esto de lo que tanto hablamos…

Hay que tener cuidado, porque tu lado oscuro puede llegar a ser MUY oscuro.

Tienes muchísimo carácter y de primeras, eres una persona muy desconfiada y malpensada. Es cierto que te cuesta mucho confiar en la otra persona, pero una vez que rompes esa barrera y empiezas a tener confianza, absolutamente todo cambia.

Es en ese momento en el que te muestras tú tal cual eres, con tus defectos, pero también con tus virtudes. Es en ese momento en el que te dejas ver y no tienes miedo de nada. Ese momento en los que tu pareja realmente puede empezar a disfrutar de cada milímetro de ti. A partir de ahí, te conviertes en una persona extremadamente leal, en una persona en la que realmente se puede confiar para cualquier cosa.

Salir contigo tiene sus ventajas y sus desventajas, como por ejemplo tus fuertes emociones y tu carácter peligroso. Pero, Escorpio, aquí solo hemos venido a hablar de lo bueno. No eres perfecto, pero tampoco pretendes serlo. Y eso es lo mejor de salir contigo, Escorpio, que sabes perfectamente todo de lo que eres capaz, pero también de lo que no. Eres muy especial, Escorpio, créetelo de una vez.