Tener un/a amigo/a Piscis es un auténtico regalo, no se puede explicar con palabras lo especial que es tener un amigo así. Pero también tiene sus cosas malas. No todo es de color de rosa. Lo mejor de ser amigo de Piscis es que siempre tendrás a alguien que te entienda y que sepa ponerse en tu piel. Piscis es de esas personas que sabe y entiende lo que te pasa sin necesidad de que tú se lo expliques con palabras.

Tiene una forma única de entender los sentimientos de los demás gracias a su intuición y a su empatía. Si necesitas un abrazo o simplemente una persona con quién desahogarte y con quien poder hablar, no hay duda de que tu amigo/a Piscis estará esperando con lo brazos abiertos. A amabilidad y a gran corazón no hay nadie que le gane.

Lo peor de ser amigo de Piscis, sin duda, es que es una persona muy indecisa y también muy insegura. Le cuesta mucho decidirse por lo que quiere y por lo general, se deja llevar por lo que los demás quieren. Le resulta muy difícil tomar una decisión sin basarse en lo que ya han decidido los demás y eso, si eres su amigo, puede resultar un poco cansado.

No es raro que un Piscis cambie de opinión 50 veces antes de decidirse y eso, si eres una persona impaciente, puede llegar a ser agotador. Además de esto, Piscis tiene unos cambios de humor que son bastante impredecibles y nunca sabrás qué está pasando por su mente. Con Piscis tienes que ser súper paciente y súper comprensible. Si sabes sobrellevar todo eso, no hay duda de que tendrás su amistad para toda la vida.

2020-04-16T14:22:05+02:00