Hay ciertas cosas que a veces es mejor no decir, momentos en los que es mejor cerrar la boca y guardarte para ti eso que querías decir. La libertad de expresión existe, pero termina donde empiezan los sentimientos de los demás. Hay que saber lo que es mejor no decirle a cada signo. No significa que le estés mintiendo, simplemente estás respetándole… Esto es lo que nunca deberías decirle a Acuario:

Nunca le digas a Acuario que sus puntos de vista son muy extremos, que son una locura y que no tienen ningún sentido. Porque es un pensador profundo y sus pensamientos siempre son multifacéticos. Acuario no te pide que lo entiendas y que lo comprendas. Tampoco quiere que le des la razón y estés de acuerdo con todo lo que dice. Simplemente quiere que, al menos lo escuches y lo discutas, que no te quedes callado. Que le des chispa a la conversación.

Acuario tiene una naturaleza muy intelectual y eso le hace ser alguien que necesita el constante estímulo para no aburrirse. No soportará que le vengan diciendo que es demasiado “raro”, porque sabe muy bien que los raros son los demás.

Es un ser único y no se parece a nadie en ningún sentido. Ha aceptado muy bien con el paso del tiempo que sus peculiaridades son aquello que le hace diferenciarse del resto. Y le gusta mucho diferenciarse de los demás. Por eso, no soportará que le digan que se parece a alguien o que intenten compararle con los demás. Porque Acuario ha luchado durante mucho tiempo para ser quién es y no va a aguantar que ahora le digan que se parece a alguien.

RELACIONADO: Cuando Acuario se encabrona

Tampoco te atrevas a decirle a Acuario que tiene que vivir más la realidad. Porque es alguien que vive siempre en su propia nube y solo utiliza la realidad para criticar lo que no le gusta de ella. Le es mucho más fácil vivir en sus sueños e imaginarse todo lo que podría ser capaz de hacer. A Acuario le cuesta darse cuenta de que vive en la realidad, porque cree que no encaja bien en ella y por eso prefiere no ser realista.