LO QUE NUNCA DEBERÍAS DECIRLE A VIRGO

Virgo odia que le digan que está haciendo demasiadas preguntas. Es conocido por ser una persona muy intelectual y muy inteligente. Dada su naturaleza, le encanta investigar y resolver cualquier tipo de problemas. Virgo siempre quiere conocer a todas aquellas personas que le rodean. Y por eso a veces puede avasallarte con demasiadas preguntas. Pero si quieres tener a Virgo contento será mejor que las respondas. Y si, además, te niegas a responderlas, encontrará en ti una persona muy aburrida que no es capaz de seguirle y de valorar todo lo que te está intentando dar.

Si Virgo ya tuviera todas las respuestas, no se vería en la obligación de hacer tantas preguntas. Por eso, debes comprender todo ese entusiasmo que tiene en conocer y aprender.

Nunca le metas prisa a Virgo y menos en el amor. Si estás pensando en llevar tu relación con Virgo al siguiente nivel, será mejor que esperes a que sea Virgo quién de el siguiente paso.

Porque con Virgo la espera siempre va a merecer la pena. Así que será mejor que dejes de decirle que se dé prisa y que dejes de preguntarle cuándo planea hacer las cosas. Porque si Virgo siente que no estás siendo paciente, va a empezar a pensar que lo vuestro no va a merecer la pena, porque no vas a respetar su tiempo.

RELACIONADO: Cómo se enfada Virgo

Además, a Virgo siempre debes dejarle las cosas bien claras. No soporta que le digan las cosas de manera irónica o ocultando la verdad. Sí, le gusta investigar y conocer, pero no soportará encontrarse por el camino con alguna mentira que le tenías guardada. Porque por mucho que intentes ocultarla, Virgo va a descubrirla. Si quieres que Virgo se mantenga a tu lado, será mejor que seas la persona más sincera que puedas. Virgo no soporta encontrar que algo no ha podido estar dentro de su control. Porque es una persona muy perfeccionista y lo único que desea es que todo salga PERFECTO. Y no va a aguantar que venga alguien a ponerle algún bache en la carretera. Le va a sentar muy mal y va a luchar por quitarse de encima todo aquello que no le permite seguir hacia delante.