Ser Capricornio no es nada fácil. Por lo general, Capricornio es un signo muy oscuro que genera mucho misterio y también, mucha desconfianza. Se necesita muchísima paciencia para llegar a conocer a Capricornio de verdad. Es un signo muy inteligente y tiene una mente súper privilegiada. Esa inteligencia y esa mente a veces es una virtud y otras un defecto.

Lo peor de ser Capricornio es que no olvida absolutamente nada. No perdona y mucho menos, olvida. Si le haces algo malo a Capricornio, no te preocupes porque va a recordártelo durante toda la vida. Hay que reconocerlo y Capri es uno de esos signos que suele guardar rencor. No es que malgaste su tiempo intentando buscar la venganza perfecta, pero si que no volverá a tratarte igual si ya le traicionaste una vez.

50 Cosas de Capricornio

Otra de las peores cosas de ser Capricornio es esa obsesión que tiene por el control, por hacerlo todo bien, por llevar las riendas, por planearlo todo. No arriesga ni lo más mínimo porque para él/ella eso supondría perder ese control que tanto ama. Es un problema porque se obsesiona muchísimo con ello. Capricornio no puede hacer nada si no tiene el control de ello o si no tiene un plan B por si las cosas salen mal.

Hay veces que le gustaría dejarse llevar un poquito más y dejar de preocuparse tanto por las cosas, pero no puede. Es una manía, es algo que está en su sangre y que no puede deshacerse de ello. Y también, Capricornio es una persona muy cabezota, nunca da su brazo a torcer. Por mucho que le des motivos para ello, él/ella seguirá encerrado en sus propias ideas.

El lado oscuro de Capricornio

Pero sin duda, una de las peores cosas de ser Capricornio es ese pesimismo con el que normalmente se enfrenta a la vida. Capri es una persona que siempre espera lo peor de lo peor, incluso de algo que es una tontería. No puede evitarlo, no puede dejar de ser así. Pero en el fondo sabe que, si es así, al final no sale herido. Es de los que defiende lo de no esperar lo mejor para así no decepcionarse tan fácilmente. En el fondo tiene toda la razón, pero de vez en cuando le hace falta un poquito más de buena vibra y de pensar en lo bueno en vez de lo malo.

Capricornio necesita empezar a fijarse mucho más en sus virtudes y olvidar todos sus defectos. Es una persona muy especial, pero a menudo se olvida de todos esos detalles que le hacen ser quién es. Lo peor de ser Capricornio es no saber valorarse como realmente se merece…