Ser Tauro no es nada fácil. Ser Tauro conlleva asumir muchísimo poder y eso es algo que no cualquiera es capaz de ello. Tauro es un signo con mucha fuerza en su interior y día a día tiene que gestionar todo eso que sucede en su cabecita. Llama muchísimo la atención por esa naturaleza tan tranquila y sensual, pero en cuanto le conoces de verdad, te darás cuenta de ese lado tan oscuro que guarda dentro de si mismo.

Tauro es alguien que se atasca muchísimo en la rutina y que odia salir de su zona de confort. Eso es un gran problema en realidad, porque nadie será capaz de hacerle cambiar o hacerle moverse de su lugar. Tauro es una persona muy terca, que tiene todo ya organizado en su mente y se apega muchísimo a sus ideas. Si algo o alguien intenta sacarlo de sus ideas, se negará a ello.

50 Cosas de Tauro

Otra de las peores cosas de ser Tauro es que es alguien un poquito cerrado de mente, sobre todo a la hora de hablar de sus emociones. En general, es una persona bastante introvertida a la que le cuesta ser abierto y relacionarse con los demás. Tauro es alguien a quien le cuesta muchísimo tomar confianza y ser él mismo y eso es algo que le afecta a si mismo y también a los demás. No se abre así como así y le cuesta mucho comenzar una relación con alguien. Es cierto que al propio Tauro hay veces que le gustaría no ser así, le gustaría dejar de tener ese miedo a que jueguen con su confianza, pero no puede hacer nada. La vida le ha hecho ser así a base de golpes y no lo puede cambiar.

Pero sin duda, lo peor de ser Tauro es ese malhumor que ya viene de serie. Puede parecer incluso frío en ocasiones, pero no es así. Por fuera, parece alguien sin emociones y bastante distante, pero en realidad, dentro de él/ella hay muchísimas emociones complejas. Todas esas emociones están ahí, pero le cuesta asimilarlas y ahí es cuando empieza el problema. Le gusta ser quién lleva el control, le gusta ser alguien autoritario, que da órdenes y que hará lo que sea para salirse con la suya.

El lado oscuro de Tauro

Así es Tauro, una persona compleja, pero en realidad con un corazón muy sensible. En realidad, todo ese exterior tan duro, toda esa cabezonería y eso de controlar a los demás es para protegerse a sí mismo y proteger a sus sentimientos. Porque sí, ser Tauro no es algo fácil. Gestionar todos esos sentimientos y pensamientos es mucho más difícil de lo que te imaginas.