Ser Virgo no es nada fácil. Virgo es un signo un tanto complicado de entender, hasta tal punto que hay veces que por muy inteligente que diga ser, ni él mismo se entiende. Es difícil de asumirlo, pero es así. Virgo es un signo no apto para todos los públicos y mira que se esfuerza por hacer que todo el mundo lo entienda. Es alguien muy especial y por eso cuesta entenderle.

Lo peor de ser Virgo es que siempre debe tener el control de todo lo que le rodea, de todo lo que sucede en su vida. No puede delegar su poder, no puede dejar que sean otras manos quién tomen el volante de su vida. Además, Virgo es alguien que cuando hace las cosas, las tiene que hacer bien. Vamos, es alguien súper perfeccionista, hasta tal punto que incluso hay veces que se obsesiona con ello. Y eso puede ser algo bastante peligroso…

50 Cosas de Virgo

Otra de las peores cosas de ser Virgo es ser tan negativo y pesimista. Es de esas personas que siempre se pone en lo peor de lo peor. Esto le hace tener siempre pensamientos un tanto peligrosos y tóxicos para él mismo. Sin quererlo, se puede llegar a hacer muchísimo daño, pero no puede evitarlo. Virgo es así y por mucho que quiera, no puede cambiarlo. Prefiere pensar mal y que luego la vida le demuestre que no es así antes que ilusionarse y que le den golpes por todos los lados. Esa es la filosofía de vida de Virgo.

Pero sin duda, lo peor de ser Virgo es esa frialdad que tanto le caracteriza. Es algo de lo que no está para nada orgulloso, algo que en el fondo le gustaría cambiar. Virgo tiene muchísima dificultad para confiar en los demás y, sobre todo, mucha dificultad para demostrar sus emociones. Lo peor de ser Virgo es tener que luchar día a día contra todos esos miedos y esas inseguridades. Tener que luchar contra el miedo de que alguien vaya a jugar con tus sentimientos, de que alguien vaya a romper sus ilusiones.

El lado oscuro de Virgo

Es una persona muy introvertida y cuidadosa a la hora de hablar de sus emociones. Es complicado entender que pasa en su cabeza y mucho más entender que pasa en su oscuro corazón. Pero aún así, Virgo está orgulloso de ser quién es. A pesar de todo lo malo, de todos sus defectos, al fin y al cabo, no cambiaría nada de sí mismo. Porque además de todo esto, Virgo cabezota es un rato…