El poder puede residir en muchos de nuestros rasgos, está dentro de nuestra personalidad y también dentro de nuestra mente. Hay muchos de nuestros rasgos que pueden llegar a convertirnos en una persona súper poderosa, simplemente tenemos que sacar todo nuestro potencial a la luz. Lo que te hace ser tan poderoso, Acuario, es esa facilidad que tienes para que no te importe en absoluto lo que los demás piensen de ti.

Eres una persona muy libre, que va a donde le da la gana y que hace lo que le apetece. Si tuvieras que estar pendiente de todo lo que dicen, hablan o comentan los demás, no tendrías tiempo para nada.

Es cierto que hay veces que si que te importa lo que dicen los demás, sobre todo cuando se tratan de personas que te quieres, pero jamás dejas que esas opiniones te afecten a la hora de decidir o de actuar. Porque es cierto, que cuando nos importa demasiado lo que piensen los demás, nos dejamos llevar por el miedo e intentamos entender qué es lo que estamos haciendo mal. Pero eso no es un problema que a ti te afecte, Acuario. A ti no te importa absolutamente nada lo que la gente tenga que decir sobre ti, por eso eres libre siempre de vivir a tu manera.

Te puede interesar: Acuario y el dolor

Además, otra cosa que también te hace ser una persona tan poderosa, es que tratas a los demás por igual y que no juzgas si no los conoces. No quieres que la gente sufra lo mismo que sufres no. No quieres que tengan que escuchar críticas o opiniones que lo único que harían sería afectarles. Eres consciente de lo mucho que pueden llegar a aceptar los prejuicios a una persona y en ese momento en el que tienes que dar alguna opinión o hacer alguna crítica, lo haces de una manera educada y constructiva.

Tú has sufrido mucho por ser Acuario, por ser diferente a los demás, por culpa de las críticas de esas personas que ni siquiera saben quién eres.

Y no quieres que los demás se sientan diferentes o raros cuando están a tu lado, por eso los tratas a todos por igual. Además, siempre intentas enseñar a los demás a hacerse respetar, a ser fuertes, a que no les importen las críticas. Esa generosidad y esa amabilidad, Acuario, te convierten en una persona muy poderosa, mucho más de lo que tú te puedes llegar a imaginar. Ser Acuario no es algo fácil, pero tiene millones de ventajas, entre ellas, el maravilloso poder.