El poder puede residir en muchos de nuestros rasgos, está dentro de nuestra personalidad y también dentro de nuestra mente. Hay muchos de nuestros rasgos que pueden llegar a convertirnos en una persona súper poderosa, simplemente tenemos que sacar todo nuestro potencial a la luz. Lo que te hace ser poderoso o poderosa, Virgo, es esa templanza y esa paciencia que tienes en todo momento.

Tienes ese poder de no perder los nervios en ningún momento, de mantener la calma y de controlar todos los impulsos. Es algo muy difícil, Virgo, porque incluso las personas que parecen más calmadas pueden llegar a perder el control en medio de una crisis o de un ataque de nervios, pero tú no.

Es cierto que tú eres muy de preocuparte por cualquier mínimo problema, pero cuando se trata de algo grave, algo de mucha importancia, eres de los que tiene el control siempre.

Incluso en esos momentos en los que los nervios parecen apropiarse de ti, tú siempre intentas pensar en frío, intentas calmarte de cualquier forma y hacer que no sea el estrés el que piense por ti. Sabes que actuar con calma es la única manera en la que las cosas te salen bien.

Te puede interesar: Virgo y el dolor

Además, Virgo, eres alguien que trabaja mucho por superarse cada día, para crecer y convertirte en mejor persona, y no hay nada más poderoso que eso. Trabajas día a día en tu superación personal. Eres muy inconformista, siempre quieres más y eso es lo que te hace crecer, lo que te hace evolucionar. Puedes pensar que esto a veces es algo estresante, que puedes llegar a obsesionarte con la perfección, Virgo, pero viniendo de ti, jamás llegarás hasta ese límite. Tu máxima prioridad en la vida es ser mejor persona, es avanzar, ya sea en tu vida personal, sentimental, en tu carrera o simplemente en tu imagen.

Nunca pararás, nunca descansarás hasta que no consigas lo que tú quieres, y eso, querido Virgo, es un gran poder, eso es lo que te hace ser una persona tan fuerte y persistente.

Hay veces que te agobias, porque no ves los frutos, porque crees que el esfuerzo no ha merecido la pena, pero tranquilo. Cuando menos te lo esperes, verás como el Karma te lo recompensa. Un gran poder conlleva una gran responsabilidad, Virgo, y tú responsabilidad es saber ser paciente y no desesperarte cuando veas que las cosas tardan en llegar.