Todos, absolutamente todos tenemos nuestras cosas buenas y nuestras cosas no tan buenas. No somos perfectos y seguramente nunca lo seremos, aunque eso no les guste a muchos… Todos los signos tenemos nuestros rasgos positivos, pero también los rasgos negativos y estos son los tuyos, Aries.

Empezando por los rasgos positivos, Aries, de ti hay un montón de cosas de las que se pueden hablar. Primero que todo, eres una persona muy aventurera, te encanta divertirte, ir de aquí para allá, básicamente tú viniste al mundo para pasártelo bien y evitar los problemas. Una de las cosas que más odias es aburrirte, es algo que acaba con tu poca paciencia y con tus ganas de vivir. Tú necesitas energía y movimiento constante. Eres una persona muy valiente, te encanta arriesgarte y normalmente, no le tienes miedo a absolutamente NADA.

Eres de esos que defienden que la vida se vive una sola vez y que no te vas a quedar con las ganas de hacer algo.

Eres una persona muy versátil, esto está muy unido a tus dos rasgos anteriores, y es que como tienes sed constantemente de aventuras, eres alguien que se adapta rápidamente a cualquier situación, te gusta mucho probar cosas nuevas y tienes la mente MUY abierta. Eres la diversión en persona y seguro que te lo han dicho muchas veces, Aries, eres esa persona que todo el mundo quiere tener a su lado, eres tan divertido, tienes tantas cosas por contar que estar a tu lado es todo un regalo.

Se podría decir que uno de tus mejores rasgos es que eres una persona muy optimista y positiva, o al menos, intentas serlo en todo momento. Es cierto que a veces es muy difícil ver el lado bueno de las cosas, pero tú siempre intentas dar lo mejor de ti para hacer ver a los demás que lo malo no es tan malo.

Ahora vamos a la parte que no te va a gustar tanto, pero que es importante que leas. Es bueno aceptarse por ser tal y como eres, con sus cosas buenas y sus cosas malas…

Acéptalo, Aries, eres una persona un poco orgullosa, una persona que siempre tiene que tener la razón y que cuando no la tiene, odia tener que reconocerlo, pero quizás sea tu orgullo el que también te ayuda a conseguir un montón de cosas.

También eres alguien un poco terco, ya sabes, si estás convencido de algo, nadie o casi nadie podrá llevarte la contraría y como se te meta algo entre ceja y ceja, que se prepare el mundo… Y ya no hablamos de tu impulsividad y de tu impaciencia, quizás este sea uno de tus peores rasgos, pero es algo con lo que naces y que no puedes evitar. Eres muy impaciente, Aries, si quieres algo, lo necesitas YA. Y como tu impulso te diga que debes de hacer algo, tú muchas veces lo haces sin pensar en las consecuencias o en los daños colaterales.

Y, por último, añadir que el drama siempre es tu mejor amigo, no es que te guste ir por ahí provocando y creando polémica, pero si te gusta decir las cosas cómo hay que decirlas, y también a veces eres un poquito exagerado, pero bueno, siendo sinceros ser dramático tampoco es algo tan malo…