Todos, absolutamente todos tenemos nuestras cosas buenas y nuestras cosas no tan buenas. No somos perfectos y seguramente nunca lo seremos, aunque eso no les guste a muchos… Todos los signos tenemos nuestros rasgos positivos, pero también los rasgos negativos y estos son los tuyos, Géminis.

Empezando por tus rasgos positivos, Géminis, hay que hablar de tu flexibilidad y de tu mente abierta. Eres una persona que normalmente no juzga antes de conocer, aunque es cierto que muchas veces te dejas llevar por tu intuición y por la vibra que te transmite esa persona, pero por lo general, eres más de esperar a conocer a fondo a esa persona para poder juzgarla. Gracias a tu mente abierta conoces a un montón de gente nueva y experimentas muchas emociones.

También eres una persona muy versátil que se adapta a cualquier situación, te encantan los cambios y sabes que sin ellos tu vida sería un completo aburrimiento.

Odias la rutina y por ello necesitas estar constantemente de aquí para allá. Esa versatilidad te permite ser capaz de poder adaptarte a cualquier cambio que suceda en tu vida. Pero uno de tus rasgos más positivos es esa gran capacidad que tienes para comunicarte. Es impresionante la manera en la que transmites lo que piensas, la forma en la que tus palabras salen de tu boca. Posees una brillante habilidad para comunicarse, Géminis, y eso es algo de lo que no todo el mundo puedo presumir.

Además, muy unido a este rasgo, también eres una persona muy ingeniosa y divertida, siempre tienes algo que decir, algo que aportar a la conversación. Lo mejor de todo es que nunca nadie se aburrirá contigo, a la gente le encanta estar contigo porque se lo pasan bien, se ríen y además pueden llegar a tener conversaciones profundas gracias a tu inteligencia. Algo de lo que hay que hablar, Géminis, y de lo que no nos hemos olvidado. Esa inteligencia, esa mente privilegia que reside en esa cabecita es también un rasgo muy positivo.

Ahora toca hablar de algo que no te va a gustar tanto, toca hablar de tus rasgos negativos. Para empezar, hay que decir que eres una persona muy cambiante y la gente puede llegar a pensar que te falta coherencia.

Ahora dices sí y dentro de cinco minutos dirás que no o que a lo mejor. Para los demás, es muy difícil entenderte por esto mismo, porque no saben que va a pasar contigo dentro de un rato, no saben que es lo que está sucediendo en esa cabeza…

También eres muy indeciso y te falta capacidad para tomar decisiones. Te cuesta mucho decidirte, Géminis, te cuesta mucho dejarte llevar. Eres de esas personas que puede estar durante días y días dándole vueltas a algo cuando tiene que tomar una decisión. Quizás sea por esa mente tan dual que tienes y que te hace tener distintas posturas frente a una sola situación.

Además, también eres una persona bastante terca. No es un rasgo por el que seas conocido, pero la gente con la que convives sabe perfectamente que como algo se te meta entre ceja y ceja es imposible llevarte la contraria. Como tengas una idea, no habrá nadie capaz de hacerte cambiar de opinión… Géminis, todo esto no te lo decimos para hacerte daño, sino para hacerte ver que hay cosas en las que hay que trabajar. Tienes un montón de rasgos positivos, no te obsesiones solo con lo malo…