Es cierto, no podemos tapar el sol con un dedo, nuestra esencia pide a gritos desesperados hacerse presente y decirle al mundo de lo que está hecha. Nuestro signo del zodiaco dice mucho de nuestra personalidad, pero, ¿alguna vez has pensado en lo que tu planeta regente dice de ti? Aunque intentes callarlo es nuestra energía, la manera en que enfrentamos cada situación de la vida. Qué tan calmados o desesperados somos, incluso meticulosos. Tal vez haya muchas cosas que no te agradan, porque ni los planetas son perfectos. Sin embargo, ayudan a que nuestro carácter se forje y no bajemos la guardia a mitad del camino. Lo que tu planeta regente dice de ti aunque intentes callarlo:

Aries 

A ti, Aries, es Marte quien te toma fuerte de la mano. Gracias a él tienes este instinto alocado que no piensa mucho antes de actuar, porque te gusta escuchar a tu corazón. Marte, despierta tu lado impulsivo, pero eso no quiere decir que vayas por la vida sin pensar en las consecuencias. Al contrario, es tu parte determinada, la que goza de ser líder y no teme tomar la iniciativa. Es el planeta que tiene el espíritu de la guerra, la ambición y mucha pasión. Sí, no te voy a mentir tu mal genio tiene mucho que ver con Marte, pero no es algo tan preocupante, digamos que se te pasa rápido. Además, te ayuda a no atarte, a dejar ir y aceptar las cosas tal y como sucedieron. No hay nada que te pueda detener si Marte está contigo. 

Tauro 

Se sabe que eres de los signos más listos, valientes y perseverantes del zodiaco. Sin embargo, pocos hablan de lo que hay detrás de esa barrera que regularmente muestra Tauro. Es  mucho más que un ser obstinado y describirlo como una personalidad fría es de los errores más absurdos que he visto. Tauro, tiene de su lado a Venus, el planeta del amor, el que nos invita a buscar armonía, el que se siente atraído por la belleza y el que honra el arte. Es un signo con un corazón hermoso, una vez que formas parte de su lista de personas importantes, simplemente no te soltará la mano. Es quien no teme a las conexiones profundas, quiere lealtad, compromiso y algo a largo plazo. Tauro, es un alma delicada, quizá no vaya por ahí demostrando amor a todo el mundo, pero cuando lo hace lo derrocha a los cuatro vientos. 

Géminis  

Dicen que Géminis nunca está quieto, que siempre quiere más, que no hay un número final en su lista de conocidos. La verdad es que no pueden culparlo por todo ese dinamismo que le corre en los poros. Ya que es Mercurio quien guía sus pasos, es decir, tiene el don de la comunicación, no se le cierra el mundo en ninguna situación, le gusta luchar por sus objetivos. Se sabe también que Mercurio es quien honra el intelecto, es el de las almas con una mente abierta, pero siempre del lado de la lógica. Si alguna vez te preguntaste de dónde viene la curiosidad que tienes para todo y la manera en que siempre buscas otra respuesta; es gracias a tu planeta. Mercurio, tiene un gusto único por gobernar, por dejar claro lo que espera de la vida, no se conforma con nada, es igualito a un Géminis. 

Cáncer 

Emocional, arrebatado, intenso, son muchas las formas en que quieren describir a un Cáncer como alguien exagerado, pero sólo ellos saben lo mucho que les cuesta lidiar con el torbellino de emociones que golpea su mente. Es la Luna quien lo baña de su personalidad, de ahí vienen sus estados de ánimo inesperados, los que parecen no entender de razones y pueden llegar a herir sensibilidades. Porque Cáncer será todo lo que quiera el mundo, pero eso de ser mentiroso no se le da, prefiere decir las cosas honestas y de frente. Lo cierto, es que no te recomiendo dudar de la intuición de un Cáncer, porque realmente saben lo que están haciendo, es la conexión especial que tienen con la Luna, la que les avisa cuando el peligro está cerca. Es gracias a ella que puedes llegar a ser tan empático y protector, sólo otro Cáncer lo entiende. 

Leo 

Influyente, radiante, divertido, inolvidable, es más que claro que todo Leo que aparece en tu camino deja una huella imborrable. Muchos argumentan que es ego, pero simplemente es un signo que tiene la suficiente autoestima para reconocer y agradecer sus cualidades. Esto es gracias a que el Sol ilumina su vida entera. Es decir, hace que se centre en sus metas, que se sienta seguro, lleno de energía y que no acepte la negativa de nadie. No es ego, es simplemente que sabe que está aquí para dar lo mejor de sí mismo. Los Leo quieren sus necesidades básicas y un poquito más, ¿qué hay de malo en eso? Al final, todo esfuerzo siempre tiene una recompensa. Además, Leo no mira sólo por sus beneficios, también tiene la bondad de ayudar al resto. Cuando un Leo te promete lealtad, estará ahí para aplaudirte cada logro. Si te puede ayudar lo hará. 

Virgo 

Lo que une a un Géminis y a un Virgo, nada menos que la fuerza de Mercurio. En el caso de Virgo le ayuda a mantenerse firme en todas sus decisiones. Es quien incrementa su intelecto y le recuerda que cualquier mínimo paso en falso puede ser la razón por la que su castillo se venga abajo. Quizá Virgo no es tan sociable, pero cuando tiene que decir algo no se anda con rodeos, le gusta poner las cartas sobre la mesa y vaya que tiene los pantalones suficientes para hacerlo. Es un signo que siempre establece objetivos, no permite que nadie interfiera en sus planes y esa determinación viene de Mercurio. Es tanta su firmeza que no quiere perder su tiempo en cosas que no le benefician en nada. Algunas veces no sabe lo que quiere, pero sí lo que no quiere. 

Libra 

Selectivo, soñador y justo. Ese es Libra, un signo que puede ser muy generoso y encantador, pero tampoco es un tonto que se va a dejar manipular por el primero que aparezca en su camino. Pese a que es Venus, quien lo gobierna, no siempre es el bombón de azúcar del cuento. Venus resalta su belleza no sólo física, también mental y espiritual. Libra, se convierte en un imán para cualquiera, realmente apreciarlo se convierte en una perfecta obra de arte. Además, le da esa parte empática, el don de siempre ponerse en el lugar de otros, es lo que hace que se gane el corazón de las personas. Libra, no finge, si eres parte de su círculo, puedes tener la seguridad de que estará ahí para limpiarte las lágrimas, pero también para jalarte las orejas de vez en cuando. Es uno de los mejores consejeros del zodiaco. Sin duda, tenerlo al lado es un alivio. 

Escorpio 

Imagínate ser Escorpio, nacer con el don de lo emocional, lo espiritual, lo místico y lo impetuoso. Sinceramente, dime tú, ¿qué harías en su lugar? No es fácil lidiar con tanto, pero… la cosa no para ahí, porque también tiene la energía de dos planetas: Plutón y Marte. Aunque claramente es Plutón quien tiene más poder sobre él. Estamos hablando del planeta que le hace honor al renacimiento, a la oscuridad, a eso de lo que la mayoría no se atreve a hablar. Es por ello que Escorpio puede cambiar de ánimo en un abrir y cerrar de ojos, no siempre puede lidiar con todos los pensamientos que aparecen en su mente. Además, quiere profundizar en todo, no quiere quedarse con lo superficial, necesita ir a la raíz. De igual manera, Plutón, lo incita a meter demasiada presión hasta que consigue lo que quiere, a final de cuentas es el planeta de la autoconciencia, el que abraza la intensidad. Y bueno, Marte, también le agrega un poco de su ira y agresividad, es el lado pasional de Escorpio que pocos pueden controlar. 

Sagitario 

El signo de las alas que no conocen fin, el de los que se atreven, el de los que no están dispuestos a conformarse con un mundo que otros crearon, quiere siempre algo más. Ese es Sagitario, quien tiene sed de triunfo, pero no por ego, porque le da paz romper con sus miedos. Es gracias a Júpiter que nunca se rinde, porque es el planeta de la expansión, del crecimiento, el que se vincula con recorrer el mundo. Sagitario, tiene ese toque único a la hora de hablar, le gusta dejarse llevar de manera filosófica, igual que Júpiter. Es por ello que siempre tiene una actitud optimista, en el que la libertad es la puerta principal. Júpiter, no deja que Sagitario se sienta cómodo en un lugar en el que no es feliz. Al contrario, lo llena de energía para que se atreva a dejar amores que no valen la pena, gente que habla tras sus espaldas y familiares que sólo le ponen trabas. Júpiter, lo lleva al autodescubrimiento. 

Capricornio 

Vaya, vaya, ahora entiendo de dónde viene esta manera de ser tan recta de Capricornio. Un signo que cuando se propone algo no hay nada en este mundo que lo haga distraerse, realmente puede llegar a ser tan disciplinado que asusta. Esto es gracias a su planeta regente, Saturno, el que representa a las restricciones, los límites, la valentía de seguir las reglas sin importar si te estás mirando o no. De ahí viene la personalidad estricta de Capri, el que siempre pone como prioridad el trabajo y que usa su lado inflexible cuando alguien quiere ir en su contra. Los Capricornio, son tan duros que no tienen piedad ni con ellos mismos, se exigen en cada paso y se castigan como si fuera el fin del mundo. A veces, Capri tienes que bajarle dos rayitas a tus arranques, recordarte que eres un signo estructurado y mientras confíes en ti mismo todo saldrá bien. 

Acuario 

El signo al que describen como distante, el que prefiere guardar sus emociones antes de darle poder a alguien de destruirlo. Sin embargo, Acuario, es bendecido por la fuerza de dos planetas: Urano y Saturno. Desde luego, es Urano el que define su personalidad mayormente, es decir, de él viene esta parte innovadora, la que puede ser rebelde y ama la tecnología. De igual manera, lo invita a darle la mano a otros, preocuparse por quien lo necesita. Es el planeta que tiene un lado creativo y la valentía de sumergirse en todas esas áreas que asustan a los demás, no les da miedo cambiar de rumbo rápidamente. Por su parte, Saturno, también influye en sus cualidades. Es quien incrementa sus ganas de expandirse, de aprender todo lo desconocido y centrarse cuando es necesario. Puede parecer que Acuario siempre anda divagando en su mundo, pero sabe muy bien lo que hace y gracias a Urano y Saturno encuentra el equilibrio. 

Piscis 

Otro signo afortunado de recibir la fuerza de dos planetas es Piscis. Tiene de su lado a Neptuno y un poco de Júpiter. Gracias a ellos podemos ver a un Piscis creativo, artístico, sensible, amante de la naturaleza y soñador. Neptuno, es su planeta principal, el que despierta su lado intuitivo, ahí se esconden sus sueños, todas esas ilusiones que comparte con pocos. Además, le da la oportunidad de tener una conexión única con la Tierra, sus emociones van al paso de sus raíces. Neptuno, saca lo mejor de Piscis, resalta su inteligencia, la forma en que brilla y su capacidad para reflexionar. Desde luego, Júpiter también pone un granito de arena. Es gracias a él que no pierde su lado espiritual, el optimismo de hacer las cosas diferentes aunque muchas veces sienta miedo. Es el planeta de la tolerancia, de las nuevas experiencias y quien le permite a Piscis abrirse al mundo con toda su esencia.