Si algo te duele no siempre lo dices Acuario. De hecho, más bien, eres de los que en el momento, prefieres callarte y más tarde, si las cosas se han calmado, también. El problema contigo es que acumulas Acuario, lo acumulas absolutamente todo y aunque pienses que se te ha pasado, todo está dentro, y tarde o temprano sale a la luz.

Te daña mucho que los demás crean que eres demasiado tranquila/o y que no te afecta nada.

Te duele que piensen que no te preocupas por nada, ni por tus amigos, ni por tu familia…

Te duele que se burlen sobre tu sensibilidad, sobre esas emociones que siempre están a flor de piel Acuario. Eres diferente, eso lo tienes claro, pero no por eso las cosas te hacen menos daño. Te duele mucho que no confíen en ti, que no se abran a ti aunque a ti te pase lo contrario. Sabes que a menudo das una impresión bastante equivocada de ti.

Te puede interesar: Esto es lo que hace poderoso a Acuario

Te importa todo demasiado, más quizás que a cualquier otro signo pero no lo demuestras como “el mundo” quisiera. Siempre serás especial Acuario, incluso para eso, pero si no quieres que haya malos entendidos, habla un poco más, expresa tus emociones un poco más, no des todo por hecho porque sabes que contigo, nunca hay nada hecho.