Odias muchas cosas Escorpio y también te hacen daño otras muchas. Pero aparentemente eres fuerte y casi indestructible, lo que hace que muchas personas no midan nada a la hora de atacarte y de tratar de hacerte mucho daño. Y ese a veces es el problema. Que van sin filtros a por ti, entendiendo que no podrán derribarte. Te duelen muchas cosas Escorpio, te duele que las personas a las que aprecias te griten, te duele que no entiendan que tu mente es frágil y puede “romperse” pronto, te duele que no comprendan que has pasado por mucho y que por eso mismo eres como eres.

A menudo piensas que tus sentimientos no importan, de hecho, te hacen pensar que eso es así.

Creen que eres una persona complicada, con sueños casi imposibles, con metas casi impensables de alcanzar, con demasiados pájaros.

Y cuando ven que vuelas hacia ellas se estresan, se empiezan a poner muy nerviosos porque te alejas Escorpio y eso es lo que más le jode a los demás: que puedas valerte por ti misma/o sin necesidad de nadie para alcanzar eso que quieres. Así que, tratan de amarrarte como sea, trata de hacer que tu mente sea frágil, que te vengas abajo, tratan de hacerte dependiente de los demás. Y eso te duele. Primero porque están viendo la malicia de los demás reflejada en esos actos, pero también porque no entiendes cómo pueden hacer eso contigo, con la persona a la que se supone que quieren.

Te puede interesar: Esto es lo que hace poderoso a Escorpio

Te duele que no se pongan en tu piel, en tus zapatos. Y te duele que no te crean cuando por activa y por pasiva prometes algo.