Siempre has sabido que eras única/o Leo, que eras una persona especial, con luz, con brillo, con arte, con flow… Pero a pesar de todo ese poderío que te envuelve (porque es así, digan lo que digan), te duelen algunas cosas, y eres frágil, y te vas por algunos caminos en la vida que sabes que no son correctos, y te pierdes cuando todo va mal…

Das mucho Leo, y te duele enormemente que traten de compararte todo el rato, que traten de buscar excusas para dejarte en mal lugar, en un lugar inferior.

La gente tiene un problema contigo y es que no aceptan que tengas ese esplendor, que luzcas de esas manera.

Y tratan constantemente de transmitirte sus inseguridades, de hacer que no te creas nada de lo que vales, de apagar tu luz. Crean una competencia Leo, y eso a ti te hace mucho daño. Tu no quieres ser mejor que nadie, tú simplemente eres como eres, que te dejen en paz, que te acepten o no pero que no te hagan la vida imposible por esto. No pueden frenarte y es lo que les jode, que lo intentan y lo intentan todo el tiempo pero al final es que es tu jodida esencia Leo. Eres como eres.

Te puede interesar: Esto es lo que hace poderoso a Leo

Una de las cosas que te duelen muchísimo es que traten de dar la vuelta a la tortilla culpabilizándote de todo Leo. El problema es que muchas veces te lo crees y te arrastras tanto por esa persona que pierdes tu espíritu. Lo haces por impulsividad claro está. No eres idiota como para no verlo, sabes cuando tratan de hacerte daño, pero cuando amas, el impulso por recuperar algo puede más. Eso sí, es después cuando entierras para siempre.