Virgo: del 23 de agosto al 22 de septiembre.

LO QUE HAS ESTADO HACIENDO: Virgo, cuando has tenido rupturas amorosas te metes de lleno a tratar de tener algo de control en tu vida. El que sea. Y sí, normalmente te vas a hacer algún proyecto, o a trabajar durante horas y horas en tu trabajo… Lo que sea con tal de tener lleno ese vacío que ha dejado la relación.

El problema es que muchas veces te fuerzas demasiado Virgo, y tu mente lo que tiene que hacer es curarse y relajarse primero. Pero tú no, tu fuerzas la máquina porque piensas que si te entretienes con otras cosas, la ruptura será mucho más llevadera. Al final, lo que terminas haciendo es saturarte con lo nuevo y sin embargo, no terminas de arreglar lo que ya ha pasado. No todo se cura poniendo algo por encima Virgo, seguramente tengas que aprender a aceptar, a llorar y a sacar todo lo que tienes dentro. Algo que sabes que ahora, aún te cuesta.

Te puede interesar: Virgo y las rupturas amorosas

LO QUE DEBES HACER: Tómate tiempo para reflexionar acerca de lo que ha pasado pero no analices en exceso. Quieres tener tanto control que necesitas que te den respuestas a todo Virgo pero en el fondo, sólo hay que aceptar. Aceptar que hay cosas que están fuera de tu control Virgo, incluidas las relaciones.

Una vez que de verdad hayas aceptado que todo se ha acabado en lugar de andar evitando lo inevitable, encontrarás esa jodida sensación de paz que has estado buscando Virgo. Y sí, te darás cuenta de que era el mejor final que podías haber tenido. Saca tus emociones Virgo, de verdad, no te imaginas todo lo que puedes llegar a dejar de lado si lo haces. Y después de eso, céntrate un poco más en ti, un poquito más por favor. Deja que lo demás sea secundario y gástate en ti, tu tiempo y tu dinero.