Querido amigo Géminis. Párate un poco que queremos comentarte algo. ¿Has pensado alguna vez qué cosas de ti te hacen sentir más orgulloso? Seguro que sí. Aunque lo más seguro es que antes de pensarlas por ti mismo, te las hayan ido descubriendo todos tus amigos y conocidos.
Como nosotros estamos entre esos amigos y conocidos, nos hemos tomado la libertad de recoger todos esos comentarios y opiniones y hacer una lista sobre tus virtudes. ¡Y nos salen bastantes! Ya te lo esperabas ¿no? Si es que eres muy inteligente, y lo sabes Géminis, ya lo creo que sí.

Géminis, siéntete orgulloso:

• Por tus mil caras. Eso te hace una persona extremadamente interesante, divertida, sociable y con muchas experiencias para aportar a cualquier relación que tengas.
• Por ser extrovertido y simpático y facilitar el contacto a todas esas personas más tímidas. Que cuando dan contigo, se relajan inmediatamente y sacan lo mejor de sí mismos.
• Porque resultas sorprendente cuando dejas a un lado tu cara más sociable y superficial para ser alguien profundo y con una gran capacidad para la reflexión y el análisis.
• Porque consigues que tus amigos te acaben perdonando siempre tus cambios, tu ir y venir, tu necesidad de pasar a veces de todo… vamos, que haces que te perdonen todo.
• Porque aunque tiendes a aburrirte, también tienes la capacidad para cambiar la realidad y hacerla más interesante. Y si hace falta, te ríes hasta de ti mismo.
• Porque haces magia inventándote algunas excusas, que siempre cuelan. Bendito don que te ha salvado de tantas.
• Porque eres un maestro en la coquetería y el juego. Y los demás, más que enfadarse, lo que quieren es que coquetees y juegues con ellos.
• Porque quieres aprender de todo, saberlo todo y apurar cada experiencia de la vida como si fuera la última.
• Porque tu inteligencia es un tesoro. Te sirve para aprender, para ganar, para conocer gente, para enamorarte…
• Porque tienes el don de la palabra. Y hasta cuando callas, te comunicas de alguna manera. Y transmites. Y haces sentir cosas.
• Porque eres transparente y sincero. Los demás siempre pueden saber lo que piensas o quieres. SI no lo saben es porque a ti te interesa esconderlo. Pero tú lo controlas todo.
• Porque cuando buscas el amor, no eres de esas personas exigentes que además no dan. Tu pides inteligencia y diversión, y das eso y mucho más.
• Porque logras con una conversación interesante que cualquier reunión lo sea. Y ayudas a quien tiene que expresarse a que se suelte más.
• Porque aunque el día esté nublado, le pones una sonrisa. Y cuando toca echar alguna lágrima, será sólo para descargarte un poquito.
• Porque conoces gente hasta en el desierto. Y cualquier persona acabará siendo un amigo, un contacto de trabajo, un compañero de aventuras o una pareja.
• Porque tienes tantas inquietudes que tu agenda está llena de anotaciones. O mejor dicho, pasas de agenda porque no das abasto a anotar planes y citas. Tu agenda va contigo en tu cabeza.
• Porque haces que de cualquier cambio sólo se vea la parte positiva. Tú lo ves así y consigues que así lo vean los demás. ¿Y lo negativo? Se irá viendo y resolviendo. No pasa nada.
• Porque tus ideas suelen ser brillantes, pero si no es así, convences a cualquier de que lo son. Y crees tanto en que lo son de verdad, que lo acaban siendo. Resultado: tus ideas son brillantes. Es lo mismo que dijimos al principio.
• Porque controlas más de lo que aparentas y el orden está muy presente en tu cabeza. Que nadie se confunda.
• Por tu tolerancia hacia todas las personas, tengan la edad que tengan, sean lo que sean, de donde sean y piensen lo que piensen.
• Porque le pones tanta emoción a los sentimientos y los adornas con las palabras adecuadas, que no hay persona que se te resista.
• Porque te vendes como nadie, vendes a los demás, vendes planes, risas y alegría… eres un vendedor de vida, de optimismo y de libertad.
• Porque conoces a la gente y sabes intuir lo que quieren cuando se relacionan contigo.
• Porque eres experto en desdramatizar situaciones y hacer que el ambiente y las personas se relajen. Como por arte de magia.
• Porque haces oídos sordos a muchas de las tonterías que la gente suelta sin pensar, porque eres fuerte Géminis.