Querido amigo Leo. Lo que vas a leer ahora te va a gustar. Vamos a hablar de ti, extensamente. Y todo son cosas buenas. ¿A que ya te relames de gusto? Hazlo. Pero se trataba de enumerar las virtudes de las que los Leo podéis sentiros orgullosos. Y lo hemos tenido muy fácil. Y encima, saber que vamos a poder darte un gusto, nos hace sentir aún mejor.
Ponte cómodo, disfruta con esta relación y no tardes en reenviarla a todos tus contactos. Damos fe de que todo lo que aquí pone es la absoluta verdad.

Leo, siéntete orgulloso:

• Porque cuando te haces cargo de cualquier asunto lo haces con tanta confianza que el resto de implicados se sienten aliviados de saber que están en tus manos (y un poco envidiosos también).
• Porque quien te de 10 va a recibir 100. O mejor 1.000. O más. Es alucinante tu capacidad de entrega. Y a cambio, no pides tanto (sólo que lo que se te de sea algo exclusivo creado o sentido sólo para ti).
• Porque consigues todo lo que quieres. De verdad, que a todo el mundo le quede claro. LEO CONSIGUE TODO LO QUE QUIERE.
• Porque cuando trabajas lo haces a muerte pero es que encima, le pones un entusiasmo y una felicidad que cualquiera diría que te ha tocado la lotería o que te estás dando un paseo por un prado lleno de flores.
• Porque vales tanto para hacer tú el trabajo como para delegar en otras personas que sean ellas quien lo hagan.
• Porque tu generosidad es comentada a nivel universal. Y eso es porque no es algo normal. Lo tuyo es de nota.
• Porque en tu corazón no hay maldad. Haces mucho ruido cuando te enfadas y despotricas, pero al final, lo que escondes en el pecho es grande, muy grande.
• Porque resultas de lo más tierno cuando das cuatro voces porque quieres ir a tu bola, y en el fondo, no puedes estar solo ni sin el cariño de los tuyos.
• Porque a la hora de enfrentarte, sabes distinguir entre los verdaderos enemigos y los que son sólo débiles y vulnerables. Con estos últimos, no te pasas ni un pelo.
• Porque cuando te pones celoso en cuestiones de amor y luego se te pasa, consigues reconciliaciones de cine. Actúas como si de verdad hubiera una cámara (lo mejor de todo es que lo que haces lo sientes de verdad).
• Porque te gustan las relaciones estables y eres de los que se comprometen. Y si no lo tienes claro, dejas clara tu honestidad. Pero no engañas a nadie ni le comes la oreja para conseguir pequeñas batallas. Tú en el amor, quieres ganar la guerra.
• Porque no sabes mentir. Y esa falta de maldad hace que se te pueda perdonar cualquier cosa.
• Porque brillas socialmente y además, haces que los demás brillen también a tu lado.
• Porque hay algo valioso en ti que hace que los demás presuman de que les quieres, o de que trabajas con ellos, o de que eres de su familia o un buen amigo.
• Porque eres tan detallista que quienes sean objeto de tus detalles se volverán adictos a ellos. Y cuando ya no los tengan, suspirarán por todo aquello que tuvieron.
• Porque resultas cálido cuando la situación es tensa.
• Porque tu capacidad para proteger a los que quieres cotiza en Bolsa (junto a la de Tauro y Cáncer).
• Porque eres un poco derrochón, pero casualmente, suele ser para comprar cosas para los demás (¿alguien tiene alguna queja?).
• Porque hasta cuando las situaciones no son favorables para ti, sabes salir de ellas con la cabeza bien alta, digno y orgulloso. Ganándote el respeto de tus peores enemigos.
• Porque tu autoestima es alta y eso siempre te favorece a ti, pero también a los que te rodean (que nadie confunda esta autoestima con la vanidad. La vanidad es otra cosa y tú eres vanidoso Leo pero de ese tema ya hablaremos cuando toquemos los defectos de los que menos orgulloso te debes sentir).
• Porque todo lo que haces lo haces con energía: emprendes algo, gastas, abrazas, mimas, cantas, tienes sexo, viajas…
• Porque cuando te pones dramático, si la cosa no es grave, el que tienes enfrente de lo único que tiene ganas es de callarte la boca… ¡pero comiéndote a besos!
• Porque en el fondo de todo lo que demuestras por fuera, hay muchas ganas de sentirte mejor persona por dentro.
• Porque demuestras tus sentimientos con tanta honestidad y sinceridad que se lo pones muy fácil a los interesados.
• Porque defiendes a los tuyos como un verdadero león. Un león y su manada. Perfecto cliché para Leo. Perfecto don y orgullo para los de tu signo.
• Porque en los enfrentamientos vas de frente, nunca por la espalda. Y cuando te vas, tampoco dejas nada detrás de ti. Fuera rencores.
• Porque te saltas las rutinas y te gusta la espontaneidad, y si es trabajando más.
• Porque eres tan noble, porque mereces la pena…