ORGULLOSO DE SER LIBRA

Querido amigo Libra. Pocas veces vas a encontrar escritas tantas cosas de ti tan estupendas, y lo que es mejor, tan justas. Y ha sido un gusto escribirlas, descubrirte un poco más; además de saber que te íbamos a dar una gran alegría por regalarte algo así.
Tú siempre andas en varios frentes intentando estar bien con todos y que reine la armonía. Pues nosotros hemos hecho este trabajo para ti. Disfruta de estas líneas sobre ti mismo. Solo eso. No hay consejos, no hay decisiones que tomar. Es pura contemplación. Es todo para tu orgullo.

Libra, siéntete orgulloso:

• Porque hasta cuando alguien te hace daño o un amor te abandona, mantienes el tipo, sigues siendo agradable con esa persona y la palabra rencor no sabes ni lo que significa.
• Porque resultas sorprendente siendo tan fuerte cuando todo el mundo piensa que sólo tienes una cara: la dulce, diplomática y la que siempre sabe estar ahí sin dar una guerra…
• Porque te preocupas porque haya buen rollo entre la gente y buen ambiente en todos los sitios donde estás, vives o trabajas.
• Porque peleas por tus cosas, pero si hay cerca alguien que quiere lo mismo, eres capaz de arrimar tu hombro al suyo para conseguir el objetivo en común y repartiros el beneficio.
• Porque te mueves con tanta delicadeza aunque sea compitiendo que todo el mundo acaba ayudándote a ganar.
• Porque tus amigos siempre encuentran en ti un compañero perfecto para cualquier plan.
• Porque cuando haces algo que puede tener consecuencias, siempre piensas en si vas a hacerle daño a alguien.
• Porque consigues lo que quieres con tu encanto. Pero es que también te escondes detrás de tu encanto para conseguir aún más cosas.
• Porque compensas tu indecisión tomando algunas decisiones cuyo índice de acierto es del 99%. Lento pero seguro. O mejor dicho, no tan rápido pero seguro 100%.
• Porque donde nadie veía solución posible entre dos partes, llegas tú y con ese no se qué que tienes, consigues el acuerdo.
• Porque te ganas a la gente de una forma que muchos no se explican.
• Porque cuando te haces cargo de algún trabajo o asunto, trabajas como el que más, eres justo con tus compañeros y además das buen rollo.
• Porque en situaciones muy tensas, tu templanza ayuda a relajar el ambiente. Y sirve de calma para los que se alteran con mucha facilidad.
• Porque los demás siempre encuentran en ti los mejores consejos para mejorar su aspecto, sus modales o su forma de actuar.
• Porque puedes ser rápido si hace falta, pero prefieres ser constante. Y la prueba está en lo que consigues. Que es mucho siempre.
• Porque antes de condenar a nadie, te gusta saber cual es su opinión y su postura.
• Porque eres justo con los demás. Criticas y elogias a partes iguales, y no te dejas influenciar por nada.
• Porque eres tan sociable que siempre tienes problemas con amigos o parejas por estar invitado a todo. Y ellos no.
• Porque tu gran baza en la comunicación es contar con una ironía que puede desarmar a los que tienen una enciclopedia dentro de su cabeza.
• Porque cuando hace falta, te saltas las normas, te piras, das dos voces o mandas bien lejos a unos cuantos (todo esto sólo si hace falta, pero como poder, ya lo creo que puedes).
• Porque te busquen para lo que te busquen, si lo tienes lo das, si no, siempre encuentras la manera de complacerlos a todos.
• Porque eres el antídoto perfecto contra los peleones, la gente que genera mal rollo y los que sólo viven para discutir.
• Porque eres capaz tanto de ver los diferentes puntos de vista de algo como ayudar a los demás a que los vean también.
• Porque como buen animal social que se lleva bien con todos, también te adaptas a cualquier cambio que se derive de tus relaciones (aunque no sea algo que te guste, pero si hace falta lo haces).
• Porque no intentas cambiar a las personas. Las aceptas como son. Y puedes soñar con que cambien en lo que te gusta menos, pero nunca las fuerzas a nada.
• Porque tu optimismo no es explosivo sino de ese tipo que hay que generarlo continuamente (lo cual tiene más mérito que el que nace optimista y tiene esa virtud igual que el pelo rubio).
• Porque tener un carácter tan fácil genera una energía hacia el interior muy pura y tranquila. Y tu espíritu resulta envidiable por todo ello.