Hay pequeños detalles que hacen feliz a Cáncer. Hacen que se muera inmediatamente de amor y que su corazón se derrita por completo. Llegar a su corazón no es nada fácil y tienes que conocerle bastante bien para saber qué es lo que le hace feliz y no. Hay pequeños detalles que para los demás pasan desapercibidos pero que a Cáncer le hacen MUY feliz.

Cáncer busca luz cuando el mundo que le rodea no muestra más que oscuridad. Busca estabilidad, alguien que consiga controlar a esos demonios que aparecen de vez en cuando por su cabeza. Alguien que tenga paciencia, mucha paciencia, para saber llevar sus arrebatos que puedan aparecer por circunstancias de la vida.

Cáncer no te pide el oro y las estrellas, pero sí que te pide que le quieras de verdad. Sin falsas apariencias. Que lo demuestres cada día, cuando te levantes, cuando te acuestes, cuando tengas oportunidad. No escatimes en gestos de afecto y muestras de cariño, porque Cáncer se nutre y las agradece todas. Todas y cada una de tus palabras cargadas de amor son el elixir perfecto para alimentar el corazón de Cáncer de positividad y de amor. Cáncer, a cambio, te entrega su corazón. Sin trampas. A cambio, te da una vida llena de locuras, de idas y venidas. Te da vida porque Cáncer es vida.

Para sentirse totalmente protegido solo pide que tus abrazos sean sinceros. Tu familia es su familia, y viceversa. Quiere sentir plenitud, transparencia, estabilidad y confianza. Quiere que seas su apoyo incondicional. A cambio te regala lo más bonito que alguien te pueda dar: amor puro, loco y verdadero.