Géminis es un amor complejo. Pero no por eso es difícil. No vale juzgar antes de conocer. No vale tachar a Géminis de complicación, cuando no conoces nada de su historia. Géminis pide comprensión, colaboración y comunicación. No pide que le prestes atención cada dos por tres, no quiere que seas su confidente antes que su pareja. Es obvio. Pero sí que pide que tengas voz. Que no te calles.

Cuando surja algún inconveniente, Géminis es el primero que intenta poner solución. No lo deja pasar, no lo entierra en el cajón del olvido. Hace lo imposible para que se solucione cuanto antes. Pide que tú pongas interés, lo mínimo… da igual lo que sea. Pero que no cierres el pico. Que expreses tu ira, que muestres tu cariño y que le cuentes tus preocupaciones.

Géminis no entiende el amor sin amistad. No quiere que su relación se reduzca a besos, caricias y noches de desenfreno y anda más. Quiere una vida contigo que esté llena de posibilidades, de planes de idas y venidas… Quiere movimiento, quiere explosión y lo quiere todo contigo. Muéstrale que estas a su lado de verdad, sin intereses de por medio, que serás honesto y que no dejarás que el tiempo, se convierta en rutina. Un trabajo en equipo da mucha más productividad que enfrentar a las adversidades de la vida en soledad. Y Géminis, lo sabe.