El amor…ojalá fuera tan simple como escribirlo, ojalá no te hiciera temblar más que las piernas. Ojalá no doliera. No, no es fácil abrir tu corazón, mostrar ese lado frágil, que basta con una sacudida para que termines hecho pedazos. Hay veces que quieres, pero no puedes. Una parte de ti te grita que ya es tiempo, que debes darte la oportunidad, pero la otra quiere salir huyendo. ¿Por qué eres tan difícil de amar según tu signo del zodiaco? 

Aries 

El alma inquieta, la que siempre está en busca de algo que la haga vibrar, la que le apuesta a las emociones fuertes, la que no entiende lo que es el amor a medias. Eres quien rompe con la rutina, quien quiere un amor que le haga latir más que el corazón. Sin embargo, no todos pueden con tanto, no es que seas exigente. Es sólo que hace tiempo aprendiste a darte tu lugar, quieres algo que valga la pena, algo que sea tu refugio después de un mal día, algo que te robe sonrisas con sólo pensarlo. Si no es así, prefieres la soledad. 

Tauro 

¿Amar a Tauro? No estás para ceder, tú tienes la terquedad en los poros, eres quien quiere las cosas a su manera. Ya una vez entregaste todo y te decepcionaron, ya una vez fingiste algo que no eras para hacer feliz al otro y no sirvió de nada. Ahora estás comprometido con tus convicciones, quieres que la persona que esté a tu lado sea alguien que te aporte en todos los sentidos. No te asusta la soledad, la independencia es parte de tus mejores accesorios y no tienes tiempo de lidiar con alguien que no se toma las cosas en serio. 

Géminis 

Géminis es un maestro a la hora de emplear la autonomía, sabe que es feliz consigo mismo, un signo que aprendió a verle el lado bueno a la soledad. Así que cuando alguien intenta ser parte de sus días necesita tomar el ritmo de su rutina porque no piensa bajar la guardia, sabe lo que quiere y prefiere esperar a que llegue la persona indicada, que tener que rogarle a alguien que cambie. Géminis quiere a alguien que le pinte los días de colores, le robe carcajadas y le demuestre que la vida es más que tristezas. 

Cáncer 

Cáncer es tan puro, tiene un amor tan genuino que son pocas las almas que saben cómo amarlo. Es quien puede callar por amor, quien se entrega profundamente, el que no teme que le vuelvan a romper el corazón. Cáncer no se queja, busca la manera de protegerte, de amarte, de demostrarte que aún hay quienes aman más que con pasión. Es la persona que no le teme al compromiso, que cuando confiesa su amor es porque quiere algo bonito y formal. Cáncer quiere que tengas el valor de dar el primer paso, si no se aleja. 

Leo 

Leo es quien se baña de brillo, un signo que nunca quita el dedo del renglón cuando quiere algo. Sin embargo, Leo no ruega, por más amor, por más que seas tú esa persona especial que aparece en sus pensamientos y que hace que su estómago se convierta en un revoloteo. Leo es quien teme al qué dirán, es complicado de amar porque de alguna manera le importa lo que piense el resto, quiere sentirse aprobado y que también su pareja lo sea, no todos pueden con tanta presión. 

Virgo 

Detrás de un aliento perfeccionista, se esconde alguien temeroso. Virgo es quien va por la vida con un enorme caparazón, es quien no está dispuesto a mostrarte su lado vulnerable, sin sentirse seguro. Le aterra saber que sus miedos, tristezas y sueños, terminen en los oídos de alguien que no merece la pena. Virgo quiere algo real, algo más que la pareja perfecta frente al resto, quiere ese ser con el que pueda mostrar su esencia sin miedos. Por ello, prefiere esperar hasta que llegue la conversación adecuada. 

Libra 

El espíritu de Libra nunca para, su mente y su corazón son vueltas constantes. Ahí es donde se esconden sus miedos. Los pensamientos de Libra le hacen creer lo peor, así que la desconfianza se vuelve parte de sus días. Los celos son su peor enemigo, puede llegar a dudar de todo y de todos. Le cuesta confiar en las personas, sobre todo, después de tantas decepciones. Hay una parte de Libra que quiere atreverse, que se pierde en el enamoramiento y otra que le grita que salga huyendo de ahí, pero ya. 

Escorpio 

Un alma fuerte, independiente e intensa. Sí, Escorpio puede ser el amor que te sacuda los días enteros, quién te recuerda lo que es amar así, sin miedos y con muchas ganas. No obstante, para que dé ese paso necesita tiempo y hechos. Escorpio no se deja llevar por palabras bonitas, porque no confía en nadie, es muy meticuloso con lo que le dicen y se acuerda de cada detalle, así que es posible que el pasado le grite cada vez que quiera darse otra oportunidad en el amor. 

Sagitario 

El corazón que va contra reloj, el que siempre tiene sed del aire libre, de vivir cada instante. El que huye de las ataduras, así es Sagitario. No todos pueden con un pensamiento tan libre, tan independiente. Sagitario ama su soledad y cuando se aleja es posible que su pareja se sienta mal, pero realmente necesita su espacio, es la forma en que recarga energía. Sagitario puede llegar a ser muy frío cuando alguien quiere que cambie su estilo de vida, no cede, quiere que lo amen tal cual, sin exigirle cambios. 

Capricornio 

Eres quien calla, quien se entrega hasta los huesos, pero hay una parte de ti a la que le cuesta expresar sus emociones, es como si tuvieras un nudo en la garganta que no te deja soltarlo. Si te molesta, si te gusta, si te incomoda, te callas. Así que te vuelves un silencio misterioso con el pocos saben lidiar. Te cuesta mucho trabajo abrirte profundamente porque se te complica aceptar el fracaso. Es por ello que vas por la vida caminando en lo seguro, para no perder el control, pero eso te está alejando del amor. 

Acuario 

La mente que está aquí y allá, tienes el don de viajar en un segundo, eres quien se pierde en un cúmulo de pensamientos. Un alma noble a la que no le gusta sentir que alguien tiene el candado de su vida. Es difícil amar a un Acuario porque se pierde de la nada, tarda en responder, cancela citas. De pronto, puede parecer que no importa cuánto te esfuerces al final no eres su prioridad. Eso no significa que no pueda amar, es sólo que lo hace a su manera y sólo un ser igual de liberal lo podrá entender. 

Piscis 

El que lo entrega todo, el que cede, el que ama hasta el último suspiro. Piscis honra el amor, pero tiene una parte con la que la mayoría no sabe lidiar, es demasiado sensible y eso para muchos es sinónimo de drama. Es quien siente el doble, quién puede perder el control cuando sus emociones hacen de las suyas. A veces, Piscis se nubla, no entiende de razones porque su enojo o su felicidad, toman las riendas y es ahí cuando algunos se asustan, el contraste de sus sentimientos pone a temblar a cualquiera.