A mí me gusta la gente que te deja marcas, pero sin herirte. Tienen el don de tocar piezas claves en tu corazón, que no importa si el lazo termina, los recuerdas de una manera muy bonita, porque te enseñaron lecciones para toda la vida. Sin embargo, están los que se te van directo a la yugular, que tienen como objetivo acabar con tu tranquilidad y lo preocupante es que muchas veces lo logran. Los signos del zodiaco se tragan muchas cosas, esto es lo que hiere a los signos pero les da miedo admitir:

Aries 

Es muy duro darte cuenta de que hay quienes no toman en serio que hay veces en las que estás luchando contigo mismo y la gente sólo puede decir que eres un egocéntrico. Es muy molesto porque te preocupas demasiado por los que amas, tu intención no es ser mejor que nadie, lo único que quieres es mejorar tu versión. Lo que más te duele es que te señalen antes de por lo menos intercambiar un par de palabras. Perfecto no eres, pero no es justo que te metan en chismes sólo porque se hacen ideas en la cabeza. Pero, lo que más duele no es lo que dicen, es quien lo dice. 

Tauro  

Dar sin recibir nada a cambio. Hay gente que no está preparada para lidiar con relaciones recíprocas, su lado egoísta les impide ponerse aunque sea un momento en tu lugar y ahí es cuando te conviertes en la persona a la que recurren sólo cuando necesitan algo. Lo que más te duele es cuando te ponen en el último sitio de sus prioridades. Duele preocuparte tanto por los que amas y que cuando más los necesites no sean buenos ni para hacer una llamada. No mereces ese tipo de gente convenenciera a tu lado Tauro, eres más valioso que ese montón de basura, empieza a creerlo, porque te estás hundiendo en llanto por alguien que no vale la pena. Tu confianza debería tener llave, los que se la merecen los cuentas con los dedos de una sola mano y lo sabes. 

Géminis  

Hasta tú te sorprendes de todas las historias que la gente se hace en la cabeza. Definitivamente, aman agregarle drama al villano que han creado. Les gusta llenarse la boca hablando de un Géminis que asusta. Lo peor es que los que lo hacen suelen ser personas que de frente dicen amarte y ser muy leales. Te duele la hipocresía y tantas críticas disfrazadas de sonrisas. Es duro aceptar que la gente no siempre cambia y que por más amor que le tengamos a alguien nunca es suficiente como para poner en riesgo nuestra dignidad. No te arrepientes de nada, porque cuando das la mano es desde el corazón, no quieres algo a cambio, pero tampoco te vas a quedar al lado de los que sólo te rompen. 

Cáncer 

Hay personas que para ayudarlas, hay que dejar de ayudarlas. Eso hace que la mente de un Cáncer explote, porque su intención es que la gente que ama esté bien. Tiene ese lado sanador y protector que hace que sienta el deseo de salvar al otro, aunque sus intenciones sean buenas no son suficientes si el otro no quiere levantarse. Quedarte a su lado lo único que hará es hundirte Cáncer. Lo que más te duele es cuando no valoran tu esfuerzo y dedicación. Porque en cada beso, cada caricia, cada palabra, está tu tiempo y eso al final sale sobrando. No les importa lo mucho que te desgastes con tal de estar ahí, en el momento en el que su mundo se viene abajo. Eres amor, sensibilidad y delicadeza, igual que una copa de cristal. No permitas que cualquiera te ponga las manos encima, porque son pocos los que saben apreciar tu belleza. Te dolerá un tiempo, pero luego entenderás que fue lo mejor. 

Leo 

Dicen que no hay que contar nada de nuestros proyectos hasta que sean un hecho, porque nunca se sabe en dónde puede estar la envidia. Mucha gente quiere verte volar, pero no más alto que ellos, cuando lo hagas empezarán a buscar la manera de poner piedras en tu camino hasta que desconfíes de tu propia sombra. Lo que más te duele es que te comparen, que minimicen cualquiera de tus avances y que sean expertos en encontrarle un defecto a todo. No han entendido que tú no estás compitiendo con nadie, no quieres humillar, sólo te pone feliz cuando logras un objetivo, y no crees que haya algo malo en gritarlo a los cuatro vientos. Es más fácil juzgarte de presumido, que reconocer que lo estás haciendo demasiado bien. 

Virgo 

La gente sabe muy bien que no eres un libro abierto, te cuesta demasiado aceptar que tienes emociones malas y buenas, que no siempre puedes tener todo fríamente calculado por más que quieres. Lo que más te duele es cuando por fin te atreves a compartir tu lado vulnerable y te aplican el famoso ghosting, en el que de la nada la persona desaparece de tu vida y no tiene ni siquiera la cortesía de darte una explicación. Sin duda, es lo peor que le pueden hacer a tu mente ansiosa, porque tus inseguridades te hacen creer que seguramente hiciste algo malo y que pudiste haber actuado distinto para salvar el vínculo. No es sano que le inviertas tiempo a alguien que decidió marcharse, no importa la manera en que lo hizo. Sé que duele que te ignoren, pero es tu decisión, tú sabes si sueltas o lo padeces. 

Libra 

Qué complicado es descubrir que hay personas que sólo te ven como uno más, no significas ni la cuarta parte de la importancia que tú les das. Es muy doloroso, porque no eres el tipo de persona que ignora las necesidades, al contrario, siempre estás. A veces, tienes que mover toda tu agenda, pero haces un espacio para ellos. ¿Para qué? En los momentos en los que necesitas que te escuchen, te tomen de la mano o te den un abrazo sin preguntar nada, se olvidan de ti. Muchas veces resulta mejor compartir tu vida con un extraño, que con alguien que dice llamarse tu amigo. Al menos los extraños, se dan el tiempo de estar y no te piden nada a cambio. Eso más que enojarte, te entristece y ahí no hay como reparar el vínculo. 

Escorpio  

No eres la persona que la mayoría cree. Es decir, claro que eres valiente, que tienes el coraje de secarte las lágrimas y seguir dando lo mejor de ti, aunque te rompan. Sin embargo, no todo el tiempo puedes superar las situaciones a solas. Hay veces en las que sólo necesitas que alguien se ponga un momento en tu lugar, que comprenda que tus emociones son importantes. Eso es lo que más te duele, que minimicen tus bajones y asuman que siempre estás bien. Lo peor es que hay quienes fingen estar, hacen como que te escuchan y dicen que no quieren verte sufrir, pero muchas veces son ellos mismos quienes causan dolor. No es que quieras atención las 24 horas del día, pero sería lindo que alguien de vez en cuando pusiera en pausa todo para escuchar cómo te fue. 

Sagitario 

No eres el tipo de persona a la que le guste ofender a nadie. Para ti eso de andar involucrado en habladurías es sinónimo de perder el tiempo. Prefieres mil veces conocer a la persona antes de caer en chismes, Sagi. Esa es la razón por la que te duele cuando no hacen lo mismo contigo. Es decir, darte cuenta de que no tienen consideración y que se sienten con el derecho de criticar todo lo que haces es muy decepcionante. No es que esperes que te pongan una alfombra roja, pero el respeto no debería ser un ruego. Te molesta mucho lidiar con gente que lo único que hace es apagar tu luz. La poca empatía en los demás es una de las peores espinas. 

Capricornio 

Tus pensamientos son muy intensos, de los que lastiman tu autoestima sin piedad y luego te piden que sonrías. No es fácil lidiar con tu personalidad, porque eres demasiado minucioso y al primer error empiezas a minimizar todo lo que dices o haces. Ahí es donde habita el dolor que no le cuentas a nadie. Lo que te hiere es admitir que el fracaso es lo peor que te puede pasar. Son muchas las veces en las que te sientes como un niño que perdió su juguete y se culpa por no haber puesto la suficiente atención. Confías en tus habilidades y sabes que no te tomas las cosas a juego, por eso te enoja que no salgan tal y como las planeaste. No eres perfecto, deja de insistir y hacerte daño de una manera tan cruel Capricornio. 

Acuario 

Por fuera eres indiferente, el que tiene el don de desaparecer en un abrir y cerrar de ojos. Eres experto en poner una barrera emocional y la verdad es que te encanta que la gente se la piense dos veces antes de hacerte daño. Sin embargo, hay algo que te duele y no lo admites, ser el punto rojo de críticas constantes, cuando tú ni en el mundo haces a esas personas. A veces, son demasiado hirientes, porque se burlan y emiten comentarios como si en verdad te conocieran. No es justo que se tomen el privilegio de ser tan descarados, toda esa maldad te termina afectando. Por más que hagas todo lo posible para que se te resbale, hay palabras que ya no se van a borrar y que no merecías escuchar. 

Piscis 

Escuchar, amar, comprender, apoyar, no es tan complicado como el resto lo hace ver. Para ti eso es clave en una relación afectiva. Te gusta demostrarle a la gente que te importa y que su andar no te es indiferente. Lo que más te duele es que te traten como un mueble más, como si no necesitaras de vez en cuando escuchar palabras de aliento y caricias honestas. No se vale que te traten con la punta del pie cuando te esfuerzas en darlo todo. Te hiere, porque no mereces hundirte en la soledad, no eres cruel con los demás y no es justo que no se tomen la delicadeza de valorar todo lo que das. Tu sensibilidad no entiende la manera fría en la que muchos se relacionan. Lo peor es que en el momento en el que tú te vuelves distante se quejan. Son tan egoístas que no resisten que dejes de estar a sus pies.