Eres realmente cruel contigo en muchas ocasiones Escorpio y lo sabes. Lo peor de todo es que muchas veces lo sabes y lo ves venir y no haces nada para frenarte. Eres muy dura/o contigo misma/a porque no te permites el lujo de ser vulnerable frente a los demás. No quieres que vean tu punto más débil, no quieres que sepan cuál es el sitio en el que te puedan dar para hacerte pequeñito y lo sabes…

Eres una persona muy fuerte, muy temperamental y con un carácter muy digno de tu fama Escorpio. El poder corre por tus venas y el temperamento que llevas dentro hace que ese poder no decaiga nunca. En definitiva, que eres el signo más poderoso del zodiaco y no te quieres permitir que alguien no te vea así.

No quieres que vean que tienes puntos débiles, que hay algo blandito ahí adentro…

Es obvio, tu corazón no es de piedra, pero las miles de corazas que lo protegen sí Escorpio y eso lo has ido construyendo a base de esfuerzo y a lo largo de estos años…

Parece como si vieras en primera persona el fin del mundo cuando estás mal o cuando te permites el lujo de ser un poco vulnerable. No te sientes cómoda/o en ese terreno Escorpio, no te gusta mostrar debilidad ni aun delante de gente que te conozca mejor que la palma de tu mano. En tu interior, muchas veces te has preguntado cómo sería todo sin tantas corazas.

Te puede interesar: Lo que Escorpio echa de menos en su vida amorosa

Cómo sería todo si fueras menos temperamental y si te importara menos todo, pero eres una persona muy sentimental y MUY SENSIBLE aunque por fuera no lo parezca ni en sueños. Sí es, esa parte tuya tan querida y tan difícil de aceptar para ti, es la parte que más escondes y con la que peor te terminas portando. Porque es verdad, al final quien te acaba haciendo más daño que nadie eres tú misma/o Escorpio y lo sabes.