POR QUÉ NO OLVIDARÁS A ACUARIO

De Acuario quizás te olvides mientras lo tengas a tu lado pero cuando se vaya, ahí, es cuando de verdad lo recordarás.

Acuario se va y deja un vacío enorme, incluso a los corazones más duros y a las personas más independientes. Es complicado olvidar a una persona que siempre trata de hacer feliz a los demás, es complicado no recordar a alguien que te daba la libertad que tu quisieras siempre y cuando no traicionaras, siempre y cuando te mantuvieras leal a tu palabra… Acuario no se irá de tu cabeza dentro de poco. No es posible. Aunque quieras.

Acuario quizás no sonreía mucho no, pero cada vez que lo hacía era desde el mismísimo corazón.

Aunque era un poco complicado de entender y nadie sabía qué pasaba exactamente por su cabeza, era noble, muy noble. Siempre pensaba que el mundo era demasiado cruel, que no sabía muy bien cual era su misión y que se sentía un poco perdido donde estaba. Se hacía preguntas constantemente y era más fuerte de lo que hacía creer al resto. No fingía nada pero sí que trataba de esquivar el dolor y seguía adelante como si nada hubiera pasado, como si estuviera bien, como si su corazón fuera inquebrantable. Acuario hacía por sentirse fuerte aunque estuviera roto por dentro.

Quería crear todo el tiempo, hacer de este mundo un lugar más bonito para vivir.

En su corazón no cabía el odio, ni las malas palabras, no toleraba a la gente intolerante y trataba de hacer el bien todo lo que podía. Y era detallista, muy detallista. Lo que fuera con tal de verte sonreír. Acuario puso el listón muy alto. Y ahora es complicado de alcanzar de nuevo.