Es cierto que la vida con alguien del signo Cáncer no es fácil.

Y Cáncer lo sabe de sobra, pero también es cierto que una vida con un/a Cangrejo no se olvida nunca. Cáncer era algo complicado, sobretodo por ese carácter con esos altibajos que parecían las subidas y las bajadas de una montaña rusa. Cuando de verdad descubrías que ese gruñón solamente necesitaba amor y poder tener a alguien cercano de quien fiarse, te dabas cuenta de todo. Era todo lo que no parecía ser. Alguien noble, bueno, alguien que pedía muy poco y sin embargo daba muchísimo, alguien que merecía la pena tener cerca, como amigo, como pareja, como lo que fuera. Cáncer necesita escuchar algunas palabras de tu boca, esas palabras sagradas, sentirse amado y querido, sentir que a tu lado prosperaba, que podía crecer como persona, que tenía el amor idílico que siempre había extrañado tener. ¿Sólo eso? En parte sí, mucho de eso…

Cáncer no quería mal rollo pero a veces era necesario.

A veces se guardaba algunas cosas demasiado adentro, se guardaba algunos feos que habías hecho, algunos detalles horribles que habías tenido y el día menos pensado explotaba. Explotaba y ardía Troya. Pero sabías que debía hacerlo, eso mucho mejor que de vez en cuando fuera soltando poco a poco todo lo que le iba atormentando…

Cáncer era esa persona que te esperaba por las noches, que te mandaba un millón de mensajes para que supieras que se acordaba de ti, que te hacía detalles preciosos cuando menos te lo esperabas, que preparaba tu fiesta de cumpleaños con toda la ilusión de un niño pequeño, que te buscaba por las noches sólo para pegarse a ti, recibir un abrazo y no separarse, esa persona que era más feliz a tu lado en el sofá de casa viendo una peli que saliendo de fiesta hasta las tantas de la madrugada. Cáncer era persona que se sentía feliz dando a quien quería. Y sólo quería ser quien es y sentirse seguro de ello.

Quizás no recuerdas tanto cuando fue cuando Cáncer se marchó. Pero ha dejado un hueco grande en tu vida. Muy grande… Cáncer, lo quiera o no, lo deja.