Salir con Capricornio es una malísima idea y aunque ahora mismo pienses que no lo es, lo irás descubriendo con el paso del tiempo. Normalmente, cuando empiezas una relación es porque estás enamorado y solo te fijas en las virtudes de esa persona, en lo que le hace ser una persona especial. Pero poco a poco, vas descubriendo toda la verdad y te vas dando cuenta de que no todo es tan perfecto como parecía. Poco a poco, vas a ir descubriendo que Capricornio es mucho más controlador de lo que lo era al principio y que tiene muchas manías de las que realmente muestra a los demás.

Capricornio es una persona muy introvertida, alguien que no se abre de verdad hasta que no tiene la confianza suficiente.

Le resulta muy difícil abrirse y expresar sus sentimientos, incluso aunque tú le demuestres con palabras y con acciones que puede confiar plenamente en ti. Al ser tan hermético hace que todo sea un poco más complicado, porque no eres adivino y por muy intuitivo que seas, es totalmente imposible adivinar que es lo que el corazón de la cabra está sintiendo.

Te puede interesar: Lo mejor de salir con Capricornio

Hay que tener mucho cuidado con la parte más manipuladora de Capricornio porque es otra de las razones por las que salir con él/ella es una mala idea. Capri es muy pero que muy cabezota y orgulloso y con tal de llevar la razón, es capaz de manipular a cualquiera. Es capaz de convencerte con su palabrería de que es él/ella el que lleva la razón, que es él/ella el que manda aquí.

Para salir con Capricornio lo ideal es que seas una persona con las ideas bien claras porque si no puedes acabar fatal.

Una persona que sepa entenderle en todo momento y no entre en sus peligrosos juegos de manipulación. Si no eres una persona fuerte, no hay duda de que salir con Capricornio es la peor decisión que vayas a tomar en tu vida. El lado controlador de la cabra es lo que hace que salir con él/ella sea una malísima idea.

Hay que ser muy valiente para enfrentarse a tener una relación con Capricornio. No cualquiera es tan afortunado de entrar a su corazón y de saber qué es lo que hay ahí dentro. Porque sí, Capricornio puede ser todo lo malo y lo frío que tú quieres, pero solo los que han conseguido ese tesoro, saben lo especial que puede llegar a ser.

Salir con Capricornio puede ser una mala idea si no estás preparado para toda esa intensidad. La lealtad que te ofrece desde el primer momento, el amor que te va a dar de día y de noche, el apoyo, la seguridad… Hay infinidad de cosas que te demostrarán que salir con Capricornio no es tan mala idea como tú te pensabas.