Salir con Leo es una malísima idea, algo de lo que arrepentirás durante toda tu vida. Normalmente, al empezar una relación o simplemente al empezar a conocer a alguien, nos fijamos en lo bueno, en eso que hace especial a esa persona. Pero son los defectos y las manías las que poco a poco nos acercan a la realidad y nos dicen que no todo es perfecto. Leo tiene un encanto y una manera de atraer a los demás sobrenatural.

Desprende un brillo que hace que todo el mundo caiga rendido con tan solo una mirada. Y esto es muy peligroso, más de lo que crees.

Porque si, porque te piensas que con Leo todo va a ser de color de rosa, que todo va a ser perfecto, pero no es así y debes de tener cuidado desde el principio. El ego de Leo puede ser muy peligroso en una relación. Leo siempre tiene quedar por encima como la espuma, siempre tiene que tener la última palabra, siempre tiene que ganar. Y no se da cuenta de que a veces, por ese ego, puede llegar a hacer daño a las personas que más quiere…

Te puede interesar: Salir con Leo no es fácil

Ese ego y su famoso orgullo son los que hacen que pienses que salir con Leo es una pésima idea. Y es que a veces, se convierte en la persona más cabezota que conocerás. Hacerle entrar en razón o simplemente intentar decirle que se está equivocando y que está haciendo las cosas mal, es muy peligroso. Si Leo cree que tiene la razón, irá con ella hasta el final, le da igual lo que intentes decirle. Y, además, Leo, como buen signo de fuego que es, es una persona muy impulsiva, alguien que se deja llevar siempre. Puedes pensar que es algo bueno, pero la mayoría de las veces es algo que puede llegar a hacerte daño.

Leo es muy de actuar y después pensar, es de esos que abre la boca, dice lo que tiene que decir y después pensar en el significado de lo que ha dicho.

No controla y ese es el problema. Que hay veces que dice cosas que realmente no quería decir y eso duele. Duele escuchar ciertas palabras de ciertas personas, sobre todo de personas a la que pensabas que importadas.

Salir con Leo es una mala idea, una idea de la que te arrepentirás durante toda tu vida. Porque Leo allí donde va, deja una huella imborrable. Olvidar a Leo no es fácil y no solamente por todo lo malo. Si no también, por lo mucho que puede llegar a aportar a tu vida. Leo puede cambiar tu vida, puede llegar y dejarla patas arriba. Esa energía que transmite siempre es algo muy especial. Con Leo aprenderás a ser mucho más seguro y sobre todo a confiar en ti. Salir con el león puede ser la peor decisión que tomes en tu vida, pero también, sin duda, es la mejor decisión que hayas tomado nunca.