Salir con Piscis puede ser muy mala idea. Las apariencias engañan y sí, Piscis parece una persona muy especial, alguien muy cariñoso y con mucho amor para dar a todo el mundo. Puede que en cierta parte esto sea cierto, pero hay otras muchas cosas de las que no se suele hablar sobre Piscis. Normalmente te enamoras de esa parte, de la parte más especial de Piscis, pero también tiene sus defectos que es lo que hace que salir con él/ella sea una malísima idea. Para empezar, hay que hablar de esa sensibilidad, de ese corazón tan sensible y tan vulnerable.

Piscis es una persona que siente el doble de lo que los demás pueden llegar a sentir y eso es bueno, pero hasta cierto punto.

Hay veces que tanta sensibilidad y estar siempre en contacto con tantos sentimientos puede hacer que la relación sea algo más complicada, sobre todo si no estás acostumbrado a ello. A Piscis le cuesta mucho manejar todas esas emociones y se apoya en los demás, sin darse cuenta de que lo que realmente necesita es confiar en sí mismo. Si no estás preparado para tanta sensibilidad, quizás salir con Piscis sea la peor decisión que vayas a tomar en la vida.

Te puede interesar: Lo mejor de salir con Piscis

Y lo peor de todo no es que sea sensible, lo peor es que le cuesta muchísimo expresar correctamente lo que siente. A menudo, se agobia con sus propios sentimientos y en vez de intentar pensar en frío para que las cosas se calmen, se pone a llorar o a gritar por la rabia que tiene acumulada. Piscis se agobia muy fácilmente y más si ve que las cosas no le salen como quería. Para que una relación con Piscis funcione correctamente hace falta muchísima comunicación, incluso más de la que te imaginas.

Entenderle es muy difícil y lo único que hará que las cosas funcionen algo mejor será mantener una comunicación y un diálogo lo más sinceros posible.

A veces desearías que Piscis viniera con un manual de instrucciones. La mente de Piscis es muy complicada por toda la cantidad de ideas y de sueños que conviven dentro de ella. Y mucho cuidado también, porque Piscis tiene unas altas expectativas en el amor y hay veces que se piensa que la vida es una película rodada en los mejores estudios de Hollywood.

Salir con Piscis puede ser una pésima idea, puede acabar con toda tu paciencia y con todas las ganas que tenías de enamorarte. O todo lo contrario, enamorarse de Piscis también puede darte muchísimas esperanzas, puede demostrarte que hoy en día todavía hay gente dispuesta a amar con todas sus fuerzas, gente que es capaz de hacer lo que sea por ti. Piscis es esa persona que confiará en ti desde el primer momento, esa que estará ahí en los malos momentos, cuando necesitas a alguien en quién poder apoyarte.

Piscis es esa persona que te dará todo lo que tenga, aunque ella tenga que quedarse sin nada. El corazón de Piscis es tan grande que quizás no es tan mala idea enamorarse de él.