En vez de centrar toda tu atención en todo tipo de venganzas para la persona que ha osado jugar con tu corazón, invierte ese mismo tiempo en acciones productivas y pasionales que enciendan tu chispa de nuevo Leo. Tu corazón no puede sanarse con venganza, no puede curarse del todo con pensamientos negativos o con rencor Leo y lo sabes. Tu corazón es muy especial y necesita planes que hagan que tu mente se evada de la mierda de realidad que a veces nos rodea.

Enfoca toda tu energía en hacer realidad todos tus deseos.

Enfoca tu inteligencia en hacer realidad todas tus pasiones Leo y no pierdas ni un solo segundo en lamentaciones, lloros y dramas que sabes que se pueden evitar. Cuando sientas que no puedes más y que el dolor ya es insoportable, no simules que no te pasa nada y cuéntalo todo con todo lujo de detalles. Confiesa tus miedos a la persona en la que más confíes. Deja que te aconseje, escucha, no te antepongas, duerme tu instinto de supervivencia por un momento y déjate querer, mimar y ayudar. Siente el cariño que nace cuando te protegen manos conocidas y cariñosas Leo, porque así sanarás a tu corazón y dejarás de saborear ese miedo que aparece cuando quieras volver a ser feliz de nuevo.

Tu corazón necesita muchas dosis de cariño y de apego extra y lo sabes. Lo sabes porque eres una persona muy cariñosa, que no hace ascos a un buen abrazo, que siempre tiene tiempo para amar e impartir amor para nunca tirar la toalla. Eres una persona de esas que quitan la maldad de golpe, que adora a su gente, que ama la positividad y que lucha por ser imparable. Tu corazón siempre estará a salvo cuando esté rodeado de gente buena. Para sanarle como se merece tienes que sentirte más viva/o que nunca, dejarte querer y saber que hay muy pocas personas que tengan un corazón tan bello como el tuyo.