Si has nacido el 21 junio, eres alguien que sabe que la sensibilidad no te hace débil, has aprendido que no hay nada malo en la forma en que ves las cosas. Tu lado empático, dulce y entregado, es la razón por la que te ganas la admiración de muchos. La vida te ha enseñado que hay momentos de lágrimas, dolor y también de eternas sonrisas, no puedes pretender que todo el tiempo las cosas sean de color de rosa y vaya que has aprendido a saborear también el trago amargo.

Depende del año en el que nazcas, puedes ser Cáncer o Géminis. Es importante que mires tu carta astral, ahí lo verás todo más claro. Naces en la cúspide, así que seguramente tendrás pincelada de los dos signos. Te sentirás identificado con rasgos de Géminis y también con rasgos de Cáncer. Seguramente seas Cáncer, pero también existe la posibilidad de que seas Géminis si naces el 21 de junio. No vas por ahí esperando que la gente te dé lo mismo que das, entiendes que hay quienes no se aman lo suficiente y la única forma en la que se relacionan es por medio de la indiferencia y la ausencia de cariño. No pretendes cambiar a nadie, pero también sabes que no estás aquí para soportar los malos tratos, así que muchas veces prefieres darle vuelta a la página y no engancharte con nadie. Eres fascinante, hay una parte de ti que siempre está dispuesta a ver más allá de lo superficial, te gusta conectar en lo más profundo. Eres encantador, imaginativo y derrochas creatividad.

Los nacidos el 21 de junio saben que sus emociones importan, que no tienen que reprimirse, por eso lloran, gritan, bailan y se enfurecen sin ningún tipo de filtro. A pesar de que son muy incondicionales, tienen una dignidad muy grande. Hay una parte de ellos que siempre está buscando la superación, son persistentes y cuando se proponen algo ponen por delante la ambición, les gusta demostrar que son talentosos y que les sobran habilidades.

Cáncer no se rinde, puede que ya no pueda más, que el dolor en el pecho le ahogue y que tenga ganas de salir corriendo, pero aún así llora lo que tenga que llorar y después sigue adelante. Cáncer siempre está listo para mostrar lo que siente.

Desde luego, no todo es perfecto en la personalidad de Cáncer, hay momentos en los que ni él mismo se entiende, porque tiene altas y bajas muy extremas cuando se trata de mostrar su temperamento. Además, detrás de un alma noble también se esconde un lado oscuro que puede llegar a ser terriblemente rencoroso, no es de los que están esperando que les pidas perdón, al contrario, le dan igual tus argumentos y te van a dejar claro que con ellos no se mete.

Cáncer es la persona que te paga con el látigo de su desprecio, no va a ensuciarse las manos ni perder el tiempo en venganza, simplemente deja que el karma haga lo suyo y te saca de su vida.

Tu símbolo astrológico es el Cangrejo, ahí es donde se esconde tu mal genio y la manera explosiva en la que muchas veces reaccionas, es mejor que lo piensen dos veces antes de hacerlo enojar. Representa tus expectativas altas, la resiliencia y la valentía a la hora de poner límites. Tu elemento es el agua, esa es la razón por la que eres tan cambiante, ahí está tu poder, la manera tan increíble que tienes para regenerarte en todos los sentidos, eres quien honra sus raíces.

Tu planeta regente es la Luna, de ahí viene la razón por la que eres ejemplo de hogar, quien siempre está buscando la estabilidad y proteger a los que ama. Por su parte, la numerología dice que tus números de la suerte son el 7, 9, 11, 12 y 21.

Si has nacido el 21 de junio, en el amor eres un abrazo profundo, el tipo de pareja que se convierte en abrigo, un compañero incondicional. Te gusta poner por delante la intuición, te quedas con las personas que realmente te lleven a tener una conexión espiritual, mental y emocional. Eres muy leal, no toleras la traición y aunque te duela prefieres marcharte si tu pareja no te da tu lugar, te gusta confiar, tener la tranquilidad de que estás con la persona indicada.

Eres como tu color de la suerte, el plateado, quien representa el brillo, el toque de justificación, ese ser que no puede pasar desapercibido. Sin embargo, tienes tu lado caótico, el que tiene una vida complicada y confusa, pero que siempre sale adelante. Eres así, sinónimo de espiritualidad, de amor y sensibilidad.