Hay alguien con quién las cosas no siempre terminan bien. Hay signos a los que no es mejor acercarse si quieres mantener tu paz mental y el drama fuera de tu vida. A veces es mejor no jugar con fuego, cuando sabes que vas a terminar quemándote. No puedes volver a arriesgarte, después de haber sufrido tanto, después de que te hayan hecho sufrir tanto. ¿De qué signo debe alejarse Escorpio? Aquí tienes la respuesta:

Sin ninguna duda, Leo. ¿Por qué? Porque las luchas por saber quién lleva el mando, quien tiene el control y quien se hace con el poder absoluto serían más que constantes. En serio, tu relación con león puede terminar muy pero que muy movidita, Escorpio. Ambas partes, tenéis muchísimas cosas en común, pero el problema es que no os ponéis de acuerdo. Posiblemente, estéis bien unos minutos y terminéis en guerra a los pocos segundos. Es así. Sois dos huesos muy duros de roer, y juntos, seríais una especie de bomba a punto de estallar, pero que no avisa y que termina estallando cuando menos te lo imaginas.

Aunque hay que reconocer, que en el fondo, sientes cierta admiración por Leo. El tamaño de su gran corazón, su ingenio, su afán de superación y su loca inteligencia que le hace siempre marcar la diferencia. Eso es lo que te encanta. Que no se deje pisar, que quiera más, que ame aprender y que nunca tire la toalla. Pero hablando claro y alto, Escorpio, tú no tienes la paciencia suficiente como para aguantar esos dramas. Y con Leo, las tendrás. No lo dudes.

Lo último que necesitas en tu vida es tener que hacer de niñera y lo sabes. Leo necesita, quiere y demanda mucha atención y tú, Escorpio, eres un alma libre, algo pasota y muy independiente. Y eso de que te exijan quedarte en un sitio que no quieres, por cuidar y dar apoyo, como que no. Tú lo que necesitas es espacio y así todo irá de lujo. Es muy complicado que encajes con los de tu signo también a la larga. Piscis y Cáncer pueden conocerte mucho mejor de lo que imaginas pero a ti te acaban saturando demasiado… Y sí, chocáis… Mucho. Quizás Virgo puede tener ese «algo» que necesitas. Virgo siempre termina sorprendiendo de la mejor de todas las maneras.