Hay personas que no dejan pasar ningún problema. Intentan discutirlo, arreglar las cosas, frente a otros que quizás lo único que necesitan es irse lejos y dejar que todo vuelva naturalmente a su lugar, aún sabiendo que esto no siempre es posible. Montar una cruzada por cualquier problema puede que no sea la mejor manera de llevar una vida tranquila y plena. Pero dejar pasar cosas importantes, no darles voz y salir corriendo, tampoco es lo más sano. Y por supuesto cada signo tiene su propia manera de actuar, ¿en qué lado hacia el conflicto están los signos? Te lo explicamos a continuación. Hay signos que crean el conflicto y signos que huyen de él:

Aries 

A Aries le encantan los conflictos, entra como el carnero que es, arrasando en cualquier discusión aunque no le importe ni lo que se está discutiendo. Como un niño pequeño que solo piensa en jugar a la guerra. Pero muchas de las veces su objetivo es traer paz, ¿extraño verdad? Hay que verlo como un abogado que defiende la justicia, o alguien que pone su voz para que otros no peleen por tonterías, pero eso sí, disfruta de hacerlo. Y quizás su manera de evitar el conflicto es entrar en él sin pensarlo para ponerle fin cuanto antes. A Aries, por mucho que lo veamos con su carácter, no le gusta ver cómo sus amigos o familiares pierden el tiempo en discusiones, con lo fácil que es zanjarlo haciendo lo que él diga. O simplemente expresándose amor entre ellos. 

Tauro

Tauro sabe que hay guerras que no vale la pena luchar, simplemente no tienen importancia. Y por eso deja pasar tantas y tantas cosas. Es como un toro que se tumba en la hierba y deja que los animalitos le molesten, hasta que llega un ser humano con un trapo rojo a tirarle de los cuernos y darle con é en la cara. En ese momento deberías temer la discusión con Tauro. Porque va a sacar todas sus armas para intimidarte. Y, además, no lo vas a sacar nunca de lo que esté pensando. Tauro es de los que son inamovibles con sus decisiones, las han tomado desde la tranquilidad y saben qué es lo que más les conviene. Discutir con Tauro puede ser una tarea eterna, muy cansada, y en algunos casos peligrosa.

Géminis 

Géminis no sufre mucho en los conflictos, son juegos intelectuales e incluso pueden ser divertidos. Eso sí, como le toques un tema que le afecte un poco más, vas a entender lo que significa ser un signo de aire. Te traerá el frío de la intelectualidad, sabe cómo mantenerse distante y convertirse en una persona inaccesible. Géminis puede darte mil razones que te dejen sin palabras, porque seguramente de esas alguna tendrá que ser cierta. No esperes que sea empático contigo. Porque si la discusión ha dejado de ser un juego no le va a hacer gracia, y si tiene que luchar por algo lo hará sin tener en cuenta los sentimientos de nadie. En un desacuerdo con otra parte , la única opción que tendrá la otra persona es darle unos buenos argumentos. Porque pese a todo, Géminis está hecho para el cambio, y una vez superada su frialdad y dejado que se exprese, puede llegar a cambiar su opinión. 

Cáncer 

Cáncer prefiere no tener que meterse en conflictos porque sabe que cuando lo hace sus emociones se descontrolan. Y si algo le duele en la discusión, aparecerá la rabia, le dará rienda suelta a sus palabras sin parar a pensar que pueden hacer más daño del que realmente quiere hacer. El manejo de sus emociones para Cáncer no es fácil, incluido para otros signos que tengan su Luna en este signo de agua. Pero en su debilidad también está su fortaleza. En la discusión también sentirá empatía por el otro y si la otra persona sabe mantener la calma, al final pueden llegar a entenderse el uno al otro de una manera mucho más profunda que con cualquier otro signo.

 Leo

Leo parece que no es de los que escapan a un problema, ¿verdad?. Pues hay una pequeña trampa en esto. A Leo no le gusta discutir, porque sabe que si se mete en una discusión es para salirse con la suya, y esto conlleva tenerlo todo bien pensado, que a veces no es posible, y tener en cuenta que puede perder. Cosa que tampoco le hace mucha gracia. Así que, si entra en una discusión, vas a ver su orgullo por ahí gritando que lleva razón porque sí, aunque incluso él mismo se haya quedado sin argumentos. Por eso, muchas veces actúa impulsivamente intentando salir del conflicto rápidamente, o utilizando argumentos que menosprecien al otro. Y es que Leo no entiende a qué viene tanto conflicto cuando debería estar claro que él brilla y lleva la razón.

Virgo

A Virgo le cuesta entrar en los conflictos, pero es suficientemente inteligente para saber que no puede eludirlos. No le agrada entrar en discusiones, pero si son necesarias lo hará. Eso sí, necesitará su tiempo para ordenar sus ideas, ensayar conversaciones en su mente, cambiar de opinión un par de veces… Si finalmente entra en el conflicto será una persona un poco fría, tranquila pero analítica. Sabe cómo comportarse sin perder los nervios, expone sus argumentos y escucha al de enfrente. Puede incluso cambiar de opinión si la otra parte le argumenta cosas razonables. No será de los que monten un drama si no se ponen de acuerdo las dos partes, simplemente aceptará que cada uno por su camino. Aunque le de pena y no entienda porqué se ha llegado a eso. 

Libra 

Sabemos que a Libra le aterran los conflictos, hasta tal punto que cuando no le quede más remedio que enfrentarse a uno lo hará de manera muy poco inteligente. Probablemente se aferrará a una idea y no querrá salir de ahí por miedo a que aparezcan sus dudas. Sentirá que es mejor no empatizar con el otro, porque Libra se conoce y sabe que escuchar las razones de la otra persona le puede hacer dudar de las suyas propias. Así que, en grandes conflictos, puede que te encuentres con un Libra desequilibrado, sin empatía y hasta un poco malvado. Será un libra desconocido hasta ahora, uno que verás muy poco. Una discusión obligada para él puede descubrirte su lado más oscuro, ¿no pensarías que era todo armonía? No estar acostumbrado a afrontar los conflictos le trae muchas complicaciones y situaciones poco saludables. 

Escorpio

Escorpio sabe manejar la energía de los conflictos, entiende que meterse de lleno en ellos es necesario para avanzar en la vida, y es ella quien precisamente le pone situaciones extremas delante constantemente, para su evolución. Escorpio no mira para otro lado, enfrenta el conflicto mostrando todo su repertorio de emociones, y sabemos que algunas de ellas pueden asustar. Cuando un Escorpio decide que es hora de mostrar su lado oscuro, no se lo piensa dos veces, y si para darse a entender tiene que mostrar lo fuerte que es, lo hará. Esto puede asustar mucho a la otra persona. Los conflictos le buscarán y él les dará espacio. Poco a poco tiene que ir encontrando la manera más equilibrada de afrontarlos.

Sagitario

Sagi va por la vida enfrentando conflictos sin darle la mayor importancia. Si algo no le parece bien, lo sabrás. Es cierto que discutir con él es difícil, porque es de escuchar poco. Tiene sus ideas sobre las cosas, y no vas a conseguir que cambie de opinión por mucho que te deje hablar. Dará la oportunidad a la otra persona para que exprese su realidad sobre el problema, pero no cambiará de opinión respecto a su postura. 

Pero Sagi también tiene su talón de Aquiles, siempre hay algo en su vida a lo que le va a costar plantar cara, ya sea un amor, un jefe que le manipula… En estos casos aguantará callado mucho tiempo, quizás años, y el día que menos te lo esperas pegará un portazo. Esta será su manera de decir: “Hasta aquí hemos llegado, no vale la pena ni discutirlo, no quiero esto en mi vida.”

Capricornio

Cuando se le presenta un conflicto a Capri, pone sus pies en tierra y analiza la situación. Es más, Capri tiende a crear conflictos porque sabe que hay cosas que deben solucionarse para poder avanzar. Y no lo ve como un drama, sino como una oportunidad de reacondicionar. Pocas veces perderá la calma, a no ser que tenga algún planeta personal en agua, pero incluso ahí intentará dar voz a lo que siente de manera ordenada. No va a dejar pasar ni un conflicto minúsculo, así que prepárate para tratar todos los temas que se presenten aunque sea agotador.

No es que Capri busque pelea, es que le gustan las cosas claras y honestas, y como signo de tierra será claro, incluso un poco frío muchas veces. No tomará decisiones que le aparten de su objetivo, así que no va ser fácil hacerle cambiar de opinión.

Acuario 

Acuario tiene límite con los conflictos. Los pequeñitos suelen ser divertidos para él. Discutir con alguien sin que haya muchas consecuencias, mostrarle su punto de vista y escuchar al otro. Puede que se ponga un poco intenso pero un rato después estará igual que siempre. Todo esto lo asume de maravilla, siempre y cuando el conflicto no afecte de manera directa a su mundo emocional.

Cuando tocamos la fibra sensible, el verdadero dolor de Acuario, no vamos a poder entrar en discusión. Nos encontraremos frente a una postura inamovible y un Acuario que se refugia en un lugar muy oscuro y alejado de la otra persona o del conflicto. Y en ese lugar puede pasar muchísimo tiempo hasta que esté preparado a enfrentarse al problema, si es que todavía hay posibilidad.

 

Piscis

Con Piscis jamás sabrás cómo va a ir la cosa. Con respecto a conflictos, según cómo esté ese día, nadará en una dirección o en otra. Puede que su empatía le empuje a tener una conversación honesta en la que intente contactar con lo que siente la otra persona. O puede que, por aferrarse a su idea, manipule y se decante por el chantaje. Porque aunque el pez es un signo sensible e idealista, a veces también es traicionero. Y sabe cómo usar sus súper poderes relacionados con los sentimientos y su buena fama para conseguir que la gente haga lo que él quiera. Para Piscis, en su mundo ideal, los conflictos no deberían existir, no le ve la necesidad, no le apetece meterse en el mundo real a discutir. Pero tampoco le gusta que no se le tome en cuenta y no conseguir lo que necesita. Es un signo que se pierde un poco en el conflicto, ni siquiera él sabe por dónde va  a salir.