A veces, es necesario tener esas pausas llenas de arrebatos. En las que no sabes ni en dónde estás parado, es la incertidumbre quién gobierna tu mundo y es imposible que las lágrimas no se hagan presentes. De pronto, tus emociones se descontrolan y lo mismo estás con ganas de soltar una carcajada que deseoso por expresar toda la rabia acumulada. Hay signos del zodiaco a los que no les importa gritar a los cuatro vientos cómo se sienten. Les da igual la opinión del resto, porque no están aquí para darle gusto al resto. Este es el ranking de los signos más emocionales, deja más que claro que todos vivimos una guerra interna de la que no hablamos con nadie: 

1.- Piscis 

Sí, estás roto, pero, ¿quién no? Es tu sensibilidad la que te mantiene de pie, pero también la que hace que caigas más hondo y justo cuando crees que tienes el equilibrio, llega algo que te sacude y te desestabiliza en un abrir y cerrar de ojos. Estás en el primer lugar, porque tu corazón está lleno de bondad, de compasión y además se deja guiar por la intuición. Te cuesta mucho trabajo ver el dolor a tu alrededor y ponerte una venda en los ojos. No quieres convertirte en un héroe, sólo quisieras que los demás pudieran ver lo que tú ves y entendieran que ponerse en el lugar del otro, es la clave para un mundo mejor. Aunque, el llanto se haga presente. 

2.- Cáncer 

Si alguien pudiera describirte seguro iniciaría diciendo que eres una llamarada, de las implacables, de las que llenan de luminosidad, calor, amor y hogar. Pero también de las que lo dan todo por ti, de las que son capaces de ponerse en riesgo con tal de salvar a quien aman. Tus emociones son una bola de nieve recorriendo una montaña infinita, nunca sabes cuándo parar, simplemente actúas de una forma visceral y siempre listo para el desafío. Sí, puede que haya momentos en los que terminas llorando con una película, pero pocos han sido testigos de la valentía que mantienes cuando el dolor llega a tus días. Eres diferente, eres emocional y está bien. 

3.- Libra 

Qué irónica es la vida, el signo que se aferra a la paz, al equilibrio, la balanza que se ha vuelto el pilar para muchos. Los consejos de Libra se llevan en los poros, en cada caminar y en la manera en que ha levantado a muchos. Pero, ¿quién le da la mano a Libra? No es tan fuerte como parece. Detrás de esa personalidad hermosa, de ese físico resplandeciente, de esas ganas de seguir adelante, también se esconde un ser frágil, sensible, inseguro y al que le cuesta un montón tomar una simple decisión. Libra muchas veces se rompe, se traga palabras y luego sonríe. Sin embargo, carga dolores en secreto, porque odia convertirse en un estorbo. 

4.- Géminis 

Sí, tiene mala fama. La verdad es que desde hace tiempo Géminis decidió dejar que la gente diga lo que quiera. Es más fácil que te cataloguen como alguien cruel, porque así nadie se imagina si estás pasando por un mal momento. Géminis puede sonreír, cambiar de ambiente de la noche a la mañana y hacer como que no pasa nada. Sin embargo, es muy sentimental, hay cosas que le rasgan el alma y no dice nada, porque siente que nadie lo va a entender. Es más fácil fingir que enfrentar la realidad, que aceptar que la vida te abruma, te hace preguntarte una y otra vez si todo está bien. Es más fácil que decir la verdad, que te sientes culpable de muchas cosas, pero no haces nada. Porque al final lo que menos quieres es molestar a otros con tus problemas. 

5.- Virgo  

Es curioso, porque la mayoría de la gente cree que Virgo tiene hasta el último detalle bajo control. En teoría es cierto, se esfuerza el doble en que todo salga perfecto, pero eso implica un trabajo minucioso, en el que se invierte tiempo, salud mental, emocional, física, así que llega un punto en el que ya no puede más. Los Virgo son demasiado conscientes de lo que sucede a su alrededor y eso a su vez los vuelve muy frágiles, cualquier movimiento en falso hace que su castillo se desmorone. Virgo llora muchas veces, en silencio, porque es tanta la presión que siente por ser la persona ejemplo, que no se atreve a decir que a veces sólo quiere un abrazo. 

6.- Escorpio 

El fuerte, el impetuoso, el que es capaz de hacer que implores de rodillas sólo por venganza. Sólo Escorpio sabe que no es así, que para que decida hacerle daño a alguien es porque realmente ya no puede más y porque los lastimaron de una forma imperdonable. Sin embargo, lo que sí es cierto es que Escorpio es muy emocional, que antes que poner el deseo o la pasión por delante, le hace caso a su intuición, a lo que le diga el corazón y la manera en que la vibra de la otra persona lo hace sentir. Es un signo que es todo, menos perfecto y que también tiene que luchar contra sus inseguridades, las mismas que le hacen creer que no merece todo lo bonito que le pasa en la vida. 

7.- Tauro 

Si hay algo que Tauro detesta es que lo etiqueten como alguien débil, no le gusta, es un signo muy determinante y cuando se propone algo lo cumple, da igual si tiene que luchar contra viento y marea. Tauro prefiere mil veces poner por delante la parte lógica, antes que la sensibilidad y eso le ha ayudado a mantener un equilibrio en su vida, porque no cae fácilmente ante provocaciones. Además, ha aprendido que hay quienes llegan sólo por conveniencia y ahí es cuando se vuelve un maestro a la hora de poner límites. Sin embargo, los Tauro son muy empáticos y compasivos, pero selectivos. Lo siento, pero Tauro le abre las puertas sólo a unos cuantos. 

8.- Capricornio 

Estamos entrando a la parte de los menos emocionales, los que tienen el don de mantener la sensatez en los momentos más complicados de su vida. Capricornio, es un signo muy enfocado a objetivos, detesta las distracciones innecesarias y por lo mismo le cuesta conectar con su presente, siempre va un paso adelante y hay veces que tiene que parar por amor a sus seres queridos. Eso no quiere decir que los capricornio no tengan corazón, son considerados y también capaces de amar, pero no pueden dejar de lado todo su mundo por entrar al de alguien más. Por lo regular, cuando Capricornio aparece en tu vida aprendes que el orden también te trae muchas cosas buenas. 

9.- Leo 

El punto es que Leo siempre va contra reloj, le gusta ir haciendo una actividad tras otra y lo disfruta mucho. De ahí que cuando le rompen el corazón, algo sale mal o simplemente la tristeza se quiere hacer presente, no se dan mucho la oportunidad. Son unos expertos para darle vuelta a la página y centrarse en lo positivo. Leo es muy especial, no quiere entregarse sólo porque sí, quiere que aquellos que conozcan su lado vulnerable sean personas que valen la pena, que le han demostrado estar en las buenas y en las malas. Es un signo que busca la profundidad, pero a paso lento, no lo presiones, cuando esté listo te demostrará lo que es amar de verdad. 

10.- Sagitario 

Digamos que la personalidad de Sagitario es tan relajada que no pierde el tiempo en cuestiones emocionales. Quizás para algunos es la persona más fría del mundo, pero la verdad es que su vida ajetreada le ha enseñado que no hay muchos momentos para dejarse caer. A veces, no hay más, hay que tomar el toro por los cuernos y pensar con el cerebro, no con el corazón. Lo malo es que a los Sagitario les resulta más fácil dejar ir cuestiones que para otros requieren mucho tiempo y ahí es cuando pueden ser un tanto imprudentes haciendo bromas. Sagitario se ríe de la vida, incluso después de que lo hagan llorar a cántaros. 

11.- Aries 

Aquél que tenga la osadía de dejarle grietas a Aries en el corazón, es el único que ha podido verlo hecho pedazos. Créeme, son contados, porque es un signo que no se deja caer, incluso en los peores momentos. Su capacidad resiliente supera la del resto. Aries siempre encuentra la forma de seguir adelante y no se deja envolver por un montón de promesas. Es quien busca hechos, no se pierde en fantasías y por lo mismo tiene el valor de confrontar sus emociones y controlarlas. El único momento en el que puede perder el equilibrio es cuando su lado impulsivo aparece, pero son sólo ratos, después vuelve a estar como si nada. 

12.- Acuario 

Acuario cerrando el ranking con broche de oro. Esto no es sinónimo de que sea una mala persona o que no tenga la capacidad de entregar el corazón, como muchos divulgan. Es sólo que tiene la madurez como para separar lo emocional de la realidad. Es un signo que no puede fingir amor, necesita realmente un vínculo sincero para dejarse llevar. Es como una pluma en el viento, nunca sabes en dónde va a parar, pero sigue avanzando y aunque puede durar un tiempo en algún sitio, siempre quiere más. Es empático a su manera y mucha gente no está preparada para tanta transparencia. Así que prefieren describirlo como inestable, sin respetar su verdadera forma de ser.