POR QUÉ TAURO NO DEJA IR

Hay trenes que solo pasan una vez en la vida ¿verdad? Trenes en los que van nuestros sueños, nuestra oportunidad o nuestro amor. Cada tren es único y en cada uno de ellos hay un deseo que cumplir y algo por lo que luchar. ¿Qué creéis que pasaría si Tauro perdiera alguno de esos trenes? Es obvio, Tauro entraría en un estado de nervios más grande que un estadio, en serio, Tauro dejando ir es algo así como una catástrofe natural.

Tauro es una persona muy fuerte en todos los sentidos, no permite que nadie sea testigo de sus miedos, no depende, no necesita seguir masas y no deja que nadie le vea caer, Tauro prefiere vivir con las piernas temblando por dentro que mostrar la mundo sus mayores temores, por eso mismo lucha hasta el final para no dejar ir algo que ya está roto. Por eso mismo, se termina engañando y se aferra a algo que no le hace bien, por temor a que se vea su parte más vulnerable y por horror a un sentimiento mucho más profundo y oscuro: EL ABANDONO.

Si Tauro deja marchar a la cosa que más aprecio tenga o a la persona de sus sueños, Tauro entra en un bucle de sentimientos muy peligrosos, donde el abandono ocupa el primer puesto.

El hecho de ser una persona de carácter fuerte no quiere decir que no tenga sus debilidades. Ser una persona que pisa con conocimiento y que sabe lo que quiere, no quiere decir que lo pueda controlar todo…

En el momento en el que Tauro vea con claridad la realidad, verá que es una perdida de tiempo el recuperar aquello que ya se ha perdido. Verá que es dolor el estar aferrándose a algo que se debe ir y sacará a la luz su lado más controlador y no dejará que ni una sola de pizca de sus sentimientos salga a la luz ¿Por qué? Porque aunque Tauro aparente ser fuerte puede ser, que en el fondo esté sufriendo mucho más que tú.

2018-10-04T09:20:42+00:00