Virgo, todo el mundo sabe que tu prioridad en esta vida no es encontrar a tu alma gemela, tu prioridad es poder cumplir todos tus sueños y llevar una vida lo más tranquila posible, es decir, sin ninguna complicación. Sabes que va a ser difícil centrarte por completo en tus objetivos y en hacer las cosas bien si parte de tu tiempo tienes que dedicárselo a otra persona, pero Virgo, el amor es algo que no puede controlarse. No puedes elegir cuando enamorarte y cuando no, así es la vida…

No suele pasarte, pero Virgo, cuando esa sensación de estar atrapado/a en la idea de tener una vida perfecta desaparece, empiezas a ser mucho más flexible de lo que eres. Empiezas a ver la vida de otro modo, ya no tienes tanto miedo a perder un poco de tu esencia con tal de probar nuevas sensaciones y emociones. Cuando te enamoras te conviertes en una persona totalmente distinta.

Virgo, tu mente es mucho más abierta y no te empeñas tanto en llevar siempre la razón, parece que dejas que las imperfecciones se adentren en tu vida porque cuando te enamoras dejas un poco de lado a la perfección, hasta tal punto que te da igual si las cosas se hacen de la manera que más te gusta o no, simplemente, quieres sentir el amor.

Cuando te enamoras todo ese miedo irracional a confiar en los demás desapareces, es decir, desaparece con esa persona tan especial, pero no con el resto del mundo…

Sientes que puedes confiar plenamente en esa persona que día tras día te saca una sonrisa. Normalmente, tiendes a proteger tu corazón por encima de todo porque te aterran las decepciones, no quieres que te hagan daño de manera innecesaria y es por eso por lo que te cuesta abrirte a los demás, pero cuando te enamoras ese miedo desaparece. Esa coraza que protege tu corazón, poco a poco se abre y deja entrar a esa persona, hasta tal punto, que puede llegar a conocer cualquier rincón de tu corazón. Cuando te enamoras todo ese miedo se va, sólo quieres sentir la experiencia de estar enamorado/a al 100% y eso no te lo va a quitar nadie…

Virgo, te han dicho tantas veces que eres una persona fría y calculadora que has llegado hasta créetelo, pero cuando te enamoras te das cuenta de que tienes un lado emocional envidiable. Poco a poco empiezas a confiar mucho más en ti y en el dejarse llevar por lo que sientes en ese momento. Cuando te enamoras descubres que uno de los tesoros de la vida es el dejarse llevar y no pensar demasiado en las consecuencias, no lo haces del todo porque a pesar de querer vivir el amor al máximo, tu lado más racional siempre está presente, pero ya no te obsesionas tanto por tener siempre el control de la situación.

Eres muy especial Virgo porque cuando te enamoras ves a la persona que tienes a tu lado como alguien perfecto/a, como alguien que puede cambiar tu vida sin que nada te preocupe. Cuando te enamoras, no haces nada por frenar todo lo que pasa en tu interior y eso es realmente lo que te hace especial…

2020-09-17T16:26:14+02:00