Hay muchas cosas que todo el mundo deberíamos aprender de Leo, muchísimas… Leo es un signo muy especial por muchas cosas, sobre todo por su gran corazón y por esa forma que tiene que hacerse querer. Muchos envidian a Leo, a muchos les gustaría ser como es él/ella. Pero para ello, antes, deberían aprender muchas cosas, deberían de cambiar ciertas cosas de sus vidas. Cosas que todo el mundo deberíamos aprender de Leo:

  1. A no dejar que nadie te trate de malas maneras.

Leo es una persona muy fuerte. Una persona que es consciente de todo lo que vale y de como se merece que le traten. Leo no se calla cuando alguien le trata mal o cuando ve algo que no le gusta. No deja que le traten de una manera que su corazón no merece. Y sí, puede que a veces por ser así parezca que es alguien altivo o demasiado creído, pero, a fin de cuentas, se ahorra muchísimas decepciones. Deberíamos aprender a no callarnos y, sobre todo, a no dejar que nos traten mal. Hay veces que por miedo o por no atrevernos a decir las cosas, nos callamos y dejamos que los demás nos traten a su puto antojo. Y no, no debemos dejar que eso suceda.

  1. A ser mucho más positivo para así atraer la abundancia.

A Leo también le pasan cosas malas y sí, puede llegar a ser muy dramático. Pero aún así, siempre se queda con lo bueno, con lo que le aporta, con lo positivo. Leo sabe que, si se enfrenta a la vida siempre con una sonrisa, la vida le devolverá esa sonrisa antes o después. Puede sonar demasiado cursi, pero así es como Leo consigue solucionar muchos de sus problemas. Mucha gente envidia a Leo porque creen que todo lo bueno que le pasa es porque tiene mucha suerte. Pero en realidad se lo curra y trabaja duro para que le sucedan cosas buenas. De Leo, deberíamos aprender a ser muchos más positivos…

  1. A no tener miedo a amar y a serle fiel a nuestros sentimientos.

Leo es una persona bastante impulsiva. A fin de cuentas, siempre se deja llevar por lo que siente en ese momento. Y aunque las cosas le salgan mal, no se suele arrepentir porque en todo momento le ha sido fiel a sus sentimientos. Leo no tiene miedo a amar, todo lo contrario, está dispuesto a dar todo su amor del mundo. Por amor, es capaz de hacer cualquier cosa. Muchos deberíamos aprender a no tenerle miedo al amor, a ser un poquito más románticos, a decir ‘te quiero’ de la forma en la que Leo lo dice.

  1. A confiar y a creer en uno mismo y a quererse más que a nadie.

A Leo autoestima no es algo que le falte normalmente. Es envidiable la forma en la que Leo confía en sí mismo. Y sí, algunas personas pueden llegar a pensar que Leo puede llegar a ser un poco egoísta. Pero en realidad, hay veces que es necesario ser así. Se ha cansado de mirar por los demás y ahora, Leo primero mira por sí mismo. Porque sabe, que al final, la única persona que va a estar ahí es él mismo. TODO el mundo deberíamos aprender a querernos como Leo se quiere a si mismo. A dejar todos los defectos, los miedos y las inseguridades detrás. Y a centrarnos en lo bueno, en nuestras virtudes, en esos rasgos que nos hacen ser especiales y diferenciarnos de los demás.

  1. A que ser orgulloso no siempre es algo malo.

Muchas veces se dice que el peor rasgo de Leo es su orgullo. Que es un poco terco y cabezota y que le cuesta reconocer sus errores. Pero, gracias a ese orgullo al que tanto se critica, Leo consigue llegar allí a donde se lo proponga. Por su orgullo, Leo es quién es y ha llegado hasta donde está hoy en día. Sabe perfectamente que también por culpa de él, la ha cagado muchas veces, pero no se arrepiente. Es su orgullo el que le ha traído la mayoría de las alegrías. Y además de enseñarnos que ser orgulloso no es algo malo, Leo nos enseña que no debemos odiar nuestros defectos.