¿Qué pasa cuando la luminosidad y valentía de Leo termina teniendo un vínculo con el meticuloso de Virgo? Las relaciones son así, muchas veces como el agua y el aceite, en realidad nunca sabes a ciencia cierta en qué va a terminar todo. La compatibilidad entre Leo y Virgo, es como una montaña rusa, con sus altos y sus bajos. Es posible que cuando sus lados oscuros se hacen presentes terminen en un tremendo estallido, prácticamente una batalla campal. Sin embargo, si los dos ponen de su parte, pueden llegar a tener algo duradero. Ya sabes lo que dicen, polos opuestos se atraen y estos dos son la prueba de ello.

En el momento que Fuego y Tierra se entregan la pasión se hace presente. En Astrología no son los elementos que más compatibilidad tienen, pero pasión, le ponen ambos. Y mucha. Lo que surge al principio es una llamarada imparable, los dos están deseosos de entregarse como si no hubiera un mañana, sobre todo Leo. Es posible que Virgo lo piense mil veces antes de dar el paso, pero la verdad es que Leo se vuelve un imán al que difícilmente se puede resistir.

Leo llega a la vida de Virgo para sacudirla sin piedad, es quien hace que se enfrente a un montón de miedos, a esas emociones que calla. Viene a moverle todo el equilibrio, pero le gusta, porque le enseña que hay una forma distinta de ver la vida, más arrebatada, aprovechando cada oportunidad que se aparece. A Virgo le cuesta empezar a soltar, pero confía tanto en Leo que se arriesga, porque le da la seguridad de que quiere algo serio y que no le teme al compromiso.

Su amor es tan genuino que llega un punto en el que se equilibran, aprenden uno del otro. El Sol y Mercurio, haciendo de las suyas en un mismo plano. Los dos son desbordantes, fuertes, intensos, a su manera. La verdad es que cuando se hace presente una discusión, pueden llegar a decir cosas muy hirientes y son tan orgullosos que ninguno de los dos se arrepiente. Por otro lado, Leo ama gritar a los cuatro vientos cuando está enamorado, quiere que el mundo entero sepa quién es la persona que se roba cada uno de sus pensamientos. Es impulsivo y Virgo se puede sentir un tanto abrumado, necesita ir a paso lento y tener la seguridad de que esa persona realmente vale la pena.

Virgo es quien abraza el equilibrio, cuando se enamora lo hace de una manera real, pero no es de los que deja todo por amor. Es un signo muy inteligente y sabe que en la vida hay prioridades que no se pueden dejar para después. Le cuesta dejarse llevar por la parte romántica, es su lógica la que siempre le insiste en que tiene que poner los pies sobre la Tierra. Es quien necesita que sea un vínculo respetuoso, sano y con los límites bien establecidos. Al igual que Leo, Virgo odia que le digan qué hacer con su vida.

Mientras que Leo es más de vivir el momento, tiene la valentía de poner su corazón entero en alguien que le inspire confianza, hay una parte de su ser que ama lo impredecible, es como adrenalina en cada poro. Es un signo muy espontáneo, amante de los retos y que siempre se pone a prueba. Goza al sentir que los latidos de su corazón no tienen fin. Esa es una de las razones por las que el cuento de hadas puede terminar muy mal entre Leo y Virgo.

Compatibilidad física entre Leo y Virgo

La atracción entre Virgo y Leo, no es tema de discusión. El deseo por encontrarse bajo las sábanas es muy evidente. Leo queda cautivado por lo reservado de Virgo, por esa manera dulce y pura que tiene a la hora de relacionarse. Sin embargo, para Virgo también es apasionante perderse en la gallardía de Leo, en esa forma tan salvaje en la que se esfuerza por alcanzar el máximo placer.

Leo es muy orgulloso y hará lo que esté en sus manos para no quedar mal. Lo suyo es intensidad, ese cúmulo de sensaciones que te elevan al cielo en un solo beso. Además, de alcanzar la satisfacción, se escuchan, se conocen tan profundamente que ya no es necesario decir lo que quieren, simplemente se leen. Es posible que por sus personalidades tan distantes parezca que no se van a llevar bien, pero basta un poco de tiempo para que descubran que son la pieza que les hacía falta. Pueden llegar a tener algo muy seguro y feliz.

Compatibilidad emocional de Leo y Virgo

A Leo y Virgo les cuesta encontrar un punto medio a nivel emocional. Para empezar Leo es sumamente demandante, necesita que le den el primer lugar en sus prioridades para sentirse seguro y en paz. Es el Sol quien lo gobierna, así que ser el centro de atención, recibir cumplidos y detalles es parte de su día a día. Mientras que Virgo es gobernado por Mercurio, basta con que le demuestren que estarán en las buenas y en las malas. Quiere algo más que palabras lindas, quiere hechos, es la única forma en la que se deja llevar. Pese a que son muy diferentes, es posible que lleguen a un acuerdo, siempre y cuando, pongan la comunicación por delante. Leo es más intenso y Virgo busca la practicidad. Si no lo hablan, puede que con el tiempo la relación se vuelva muy desgastante.

Problemas entre Leo y Virgo

Leo es sinónimo de extrovertido y Virgo es introvertido. Ahí es cuando los desafíos se hacen presentes, cuando el amor pasa a segundo término porque no llegan a una conclusión después de discutir. El problema es que Leo puede sentir que Virgo se toma las cosas más a la ligera, Leo quiere una solución en el instante. Digamos que si no hablan las cosas se pueden hacer ideas en su cabeza y ahí es cuando empiezan a almacenar rencores, hasta que finalmente se alejan. Si los dos hablan, tienen una esperanza.