Géminis disfruta de la compañía de Acuario, y Acuario de la compañía de Géminis. Pueden hablar durante horas y compartir los mismos intereses, las mismas opiniones. Incluso los mismos amigos. Esta es la compatibilidad Géminis y Acuario. En el ámbito intelectual conectan muchísimo y siempre están innovando por lo que hay poco aburrimiento en sus vidas.

El problema de todo viene cuando a veces, uno, sin querer roba la libertad al otro, por lo general Géminis, a pesar de su independencia. Acuario es uno de los signos más libres que hay en el Zodiaco y odia que le impongan o que le ordenen. En el momento en que se ve agobiado por este tema no duda en decir adiós.

Géminis puede sentir en ocasiones que Acuario es demasiado frío y pasota y Acuario puede sentir que Géminis se está involucrando demasiado en su mundo, hasta el punto de agobiarle. Así es por lo que empiezan las peleas entre estos dos signos.

Por lo general Acuario no es posesivo pero el seductor Géminis hará que en ella/él despierten algunos celos, bastantes celos. Acuario pasará un poco más de todo pero si ve que has actuado con maldad, no dudará en devolvértela con la misma moneda. No es su estilo buscar venganza pero con Géminis tiene esa sensación de que si no le da de probar su mismo jarabe no aprenderá nunca.

Dada la naturaleza de estos dos signos es muy probable que se conozcan en circunstancias poco comunes o cuando menos se lo esperan. A Géminis le atrae la rebeldía de Acuario, su forma de ver la vida, le recuerda lo que ella/él está buscando. Se siente inspirado al lado de Acuario. Y Acuario se contagia de las ganas de hacer cosas de Géminis, de su creatividad, de su don para que las cosas no sean complicadas ni difíciles…

El problema es que muchas veces, esta relación termina siendo muy tóxica. Quizás por el desapego de Acuario o por las ganas de controlarlo todo de Géminis. Y ambos jugarán con la mente del otro. Y ahí hay mucho peligro. Pueden tenerlo todo por las buenas, pero pueden perderlo todo por las malas.

2020-11-11T17:29:19+02:00