La relación entre Leo y Capricornio no se suele dar mucho aunque en ocasiones, esta relación puede funcionar, siempre y cuando dejen de lado su orgullo y trabajen por un fin común, lo que, es difícil. Esta es la compatibilidad Leo y Capricornio.

El León sabe instintivamente que la Cabra es fuerte, y la Cabra sabe lo mismo del León. Leo está regido por el Sol y tiene un sentido natural del orgullo, la dignidad y la lealtad. Admira a Capricornio en algunos sentidos, empezando porque le gustan las personas fuertes a su alrededor. Sí, fuertes, pero que no se pasen de listos. El aspecto serio y decente de Capricornio se gana el respeto de Leo. Y ganarse el respeto de un Leo, es de todo, menos habitual. Tiene que estar muy sorprendido.

Por otro lado, la Cabra, parece ser capaz de saber llevar al León mucho mejor que la mayoría de signos. Aunque sean tan diferentes.

Los Leones, a pesar de que pueden ser muy fanfarrones, intentan ver siempre el lado positivo de la vida y gracias a esto, Capricornio puede levantar cabeza en sus momentos más bajos. A su vez, el práctico y realista Capricornio bajará de las nubes al León antes de que la caída sea demasiado grande.

El lado malo de esta relación es que Leo puede cansar a Capricornio con su efusivo entusiasmo, pocas veces sensato, y con sus arrebatos de rabia cuando no consigue lo que quiere. Y, Capricornio puede aburrir a Leo con su humor, a veces, pesimista o con sus ideas anticuadas. Los dos tienen un gran poder para destruirse mutuamente. Pero es cierto que también pueden utilizar todo lo positivo que tiene el otro para aprender y evolucionar. Esta relación podrá funcionar mejor como amigos, sabiendo que es un rato el tiempo que pasan juntos y que después cada un o se vuelve para su casa.

Probablemente haya problemas también en cuanto al dinero. Al León le quema el dinero en sus manos y la Cabra necesita que tiene que tener cierto control. Leo lo “tira” y la Cabra lo “acumula”. Leo vive intensamente el presente casi sin importarle demasiado el futuro, y Capri vive en el futuro casi sin disfrutar muchas veces el presente.

Lo mejor entre estos dos signos es que pueden llegar a complementarse y a aprender el uno del otro. Hay nobleza y honradez mutua. Si uno “falla”, el otro irá a hacer el mismo daño. O más. Lo peor, los desacuerdos económicos, el orgullo y esa lucha de egos.

2020-11-16T13:41:30+02:00