Leo y Libra, por norma general, tienden a llevarse bien aunque es cierto que muchas veces mejor como amigos o en el trabajo que como pareja. Ambos son signos a los que les encanta salir, disfrutar, la compañía de la gente, socializar con todo el mundo… El optimismo que los dos derrochan es clave en su relación pero es cierto que ambos, necesitan su tiempo el uno del otro para cargarse de energía porque entre ellos pueden agotársela inmediatamente. Esta es la compatibilidad Leo y Libra.

Libra se siente atraído por Leo y por su sensualidad y vitalidad. Y a Leo le enamorará la forma de ser encantadora (cuando quiere claro) de Libra. Cuando se idealizan entre ellos, la unión se fortalece, desaparecen los miedos y la inseguridad hacia el otro. En realidad, estos dos signos parecen, muy a menudo, estar hechos el uno para el otro.

Por otro lado, también son bastante individualistas, es decir, cada uno necesita su espacio, su independencia, y tomar aire fresco de vez en cuando. Aunque es cierto que Libra aún más que Leo, lo que llevará al felino en alguna ocasión a tener miedos internos pensando que puede perderlo. A la vez, esta autonomía les viene muy bien a ambos.

Libra adora la belleza, el equilibro, le gusta el estilo de Leo y se siente orgullosa/o de tenerlo a su lado. A Leo puede pasarle como a Libra. Ambos con muy idealistas y soñadores y tendrán que aprender a bajar al otro de la nube cuando pueda alejarse demasiado de la realidad. Y lo más importante, hacerlo con tacto y buenas palabras. Algo que encabronados, les falta a los dos.

Si la relación está más consolidada es posible que empiecen a aparecer los primeros síntomas de celos por parte de ambos, pero más por parte de Libra (a pesar de que no es el más celoso del Zodiaco). Libra puede notar que Leo llama demasiado la atención con su extrovertida forma de ser y a veces, aunque no sean muchas, si puede tener esos celos de los demás. Pero no, no se atreverá a cortar su independencia. De esta forma, el León se la asegura y podrá tomar decisiones sin que Libra ponga muchas pegas.

El único problema que podrá poner fin es el tema de infidelidad. Y en este tema incluimos también provocaciones, es decir, los flirteos también herirán el alma de cualquiera de los dos, aunque sólo sea de broma. Bromas de ese tipo mejor no, mejor nunca.

Uno de las cosas que puede llevar a la relación a hundirse es la pérdida de control por ambas partes. Libra es una persona que tiene una serie de manías especiales, y Leo a veces puede parecer desconsiderado con esto. Pero Leo, por otro lado, cree que estas cosas no son lo suficientemente importantes como para regañar o discutir y eso enerva a Libra. La falta de entendimiento en ocasiones puede ser fuerte a pesar de la atracción.

2020-11-16T13:26:51+02:00