El pez y el aguador no se complementan del todo mal. De hecho, pueden hacerlo muy beneficiosamente en muchos aspectos, sobre todo, cuando están bien. Ambos son curiosos, quieren aprender de todo lo que les rodea, sin que nada se les escape. Se fijan en cosas en las que pocas personas se fijarían, están en su mundo. Y sólo bajan de las nueves cuando es estrictamente necesario. Son soñadores y les va bien así. Cuando una pareja así, sea de amigos, de novios o de amantes, se une, puede encontrar la solución a cualquier tipo de problema. Esta es la compatibilidad Piscis y Acuario.

Acuario debería saber que tiene algo que aprender de Piscis, pero también se caracteriza por saberlo casi todo. Si tuviera un poco más de paciencia, se beneficiaría mucho más de lo que hace.

En más de una ocasión el pez tendrá que morderse la lengua cuando el comportamiento excéntrico y bohemio de Acuario salga a la luz. Normalmente siempre será comprensivo pero habrá otras veces que le ponga de los nervios. Acuario sabe que tiene el don de irritar (lo hace a menudo cuando quiere molestar) sin ni siquiera levantar la voz.

Piscis pondrá un gran empeño en complacerlo, y no porque sea Acuario, sino porque va en su naturaleza. Agradar a los demás sin pedir nada a cambio es algo que practica a diario, aunque muchos no se lo merezcan. Sin embargo Acuario es todo lo contrario. Intentará agradarte, pero no se llevará a casa el mal sabor de boca si no lo consiguió, es bastante más pasota para eso. Las cosas le afectan, pero lucha contra ellas, sin embargo para el pez, es mucho más complicado.

Cuando están juntos adoran debatir. Les encanta descifrar los misterios de la vida en general o de las personas en particular. Pueden pasar horas hablando, descubriéndose el uno al otro, descubriendo lo que les rodea a los dos.

Todo no podía ser de color de rosa, también, por lo general, tienen formas muy diferentes de enfrentar situaciones. Acuario es más calmado (cuando quiere) que el pez e intenta pensar más de dos veces las cosas. Mientras que Piscis es extremadamente variable y cambiante de opinión. Esto sólo asegura una cosa: bronca segura. Cuando Piscis se encoleriza, lanzará palabras que dejarán de piedra. Y si no, pronunciará frases de esas que te congelan, aunque sea sin gritos. Piscis dispara, y Acuario no. Piensa más las cosas en frío, pone la calma al nervio, aunque por dentro se suba por las paredes…

Acuario, por otro lado, es muy creativo y fantasioso. Cuenta con una actitud envidiable y sobresale por su originalidad. Es prudente, generoso, realista, objetivo e intenta planificar muy bien las cosas antes de realizarlas. Es conservador y frío, le cuesta comprometerse intensamente y demostrar lo que siente. Algo que  Piscis le costará entender al principio. Por su parte, Piscis necesita su espacio y tiempo de soledad, para pensar y reflexionar, pero sólo un ratito. Es sentimental, muy cariñoso y posee un carácter flexible. Es susceptible, romántico, sentimental, bondadoso, idealista y comprensivo. Se entrega del todo.

A veces, Piscis se preguntará por qué Acuario es tan suyo, tan reservado, incluso pensará que no llega a confiar en él. Por otro lado Acuario se desesperará cuando el pececillo se despierte un día con un humor y al rato esté con otro. Acuario necesita a alguien que le de seguridad y a Piscis le pasa lo mismo. Y entre ellos las cosas se complican más de lo debido. A veces, aunque no lo parezca, buscan exactamente lo mismo el uno en el otro, sin mirarse hacia dentro.

Ambos signos tienen un carácter agradable, intentan pensar que todo puede solucionarse hablando. Detestan la violencia o cualquier tipo de agresión. Pero sus diferencias, obviamente, no vienen por este lado. Las diferencias radican en la esencia de cada uno.

Acuario es un signo de aire, libre, que odia ser controlado o tener que dar explicaciones de lo que hace o deja de hacer. Mientras tanto, Piscis, signo de agua, puede considerar que tanta libertad por parte de Acuario es simplemente desamor. Necesita estabilidad y sí, quizás que estén más pendiente de lo normal. Las personas Piscis se apoyan demasiado en los demás. Y esa «dependencia» puede ser el detonante para que Acuario se canse.

Lo mejor de todo es que Piscis es un signo de agua y por ello, es más versátil a adaptarse a lo que desee y mucho más por sacar la pareja hacia delante. Y por eso, quizás, los problemas no pasen a mayores.

Una vez que esta pareja se conoce y logra superar todas esas barreras, está asegurado que su relación sólo será más fuerte cada día.

2020-10-27T12:39:36+02:00