POR QUÉ LA GENTE QUIERE PASAR EL RATO CON SAGITARIO

No hace falta tener mucho sentido común como para saber que no hay que dejarte escapar Sagitario. No hay que ser un especialista en artes adivinas para adivinar qué es lo que tienes que te hace ser alguien tan especial. Eres Sagitario, una persona muy optimista cuando todo pinta muy negro, una mano amiga que sabemos que no falla mientras pueda, un rayo de luz que nos hace creer en que no hay mal que por bien no venga. Haces que el ambiente se cargue de energía muy positiva, haces que la gente que está a tu alrededor intente ser mucho más feliz y se queje mucho menos.

En serio, tú tienes recursos más que suficientes como para subir el ánimo de quien quieras y cuando quieras. La gente que te conoce, no se aleja de ti ni un segundo, porque saben que no eres como los demás.

Saben que no finges, que no haces un papel y que no te las das de persona súper genial que luego clava puñales por la espalda. Ese es el punto Sagitario, que no eres una mano amiga que tire la piedra y esconda la mano (haber, que cargarla la cagas y mucho, gracias a la maravilla de boca rápida que tienes que suelta todo lo que le viene en gana pero no te callas, dices lo que has hecho y asumes tu responsabilidad) ese toque rebelde con algo de seguridad es lo que hace que te respeten. Saben que eres una pequeña cabra loca que no tiene maldad alguna.

Se quedan a tu lado porque saben que las aventuras van a estar más que aseguradas y eso les gusta. Pero no todo se tuerce a eso, no todo es fiesta, risas y libertad. Se quedan contigo porque ven en ti mucha más luz de la que tú misma/o llegarías a saber. Se quedan contigo, porque sin ti todo se vuelve monótono, feo, oscuro y aburrido.

2018-05-25T11:19:52+00:00