La obsesión secreta de Leo no es tan secreta como muchos piensan. Leo es puro fuego y eso le hace ser una persona sincera al máximo y muy transparente. Es obvio que tiene sus secretos como todo el mundo, pero la mayoría del tiempo es bien claro y deja claro cuáles son sus intenciones. Por eso, es de esperar que la obsesión secreta de Leo sea el poder y la atención.

A Leo le encanta el poder, le encanta mandar sobre los demás, le encanta ser quién lleve las riendas de cualquier tipo de situación. Pero esto, puede llegar a ir más allá. Siempre quiere ser el más importante de todos los lugares a donde va. Siempre quiere ser el centro de atención de todas las conversaciones en las que se habla de él.

El problema de esto es que esa obsesión puede llegar a ser muy peligrosa. Quizás, la obsesión de Leo sea la más peligrosa y tóxica del Zodiaco. Si Leo lleva su obsesión a un extremo, puede llegar a convertirse en alguien egocéntrico e incluso egoísta. Puede llegar a ser alguien que busca atención sin devolver nada a cambio. Alguien que abusa de su poder sin mirar en los demás. Pero esto nunca podrá llegar a ese extremo, porque en el fondo, Leo es una persona con un gran corazón.

Una de las misiones de vida de Leo es conseguir ser alguien con mucho poder, alguien que realmente autoritario. Odia que le manden y por eso, prefiere mandar sobre los demás. Pero a la vez, Leo desearía utilizar ese poder para hacer feliz a los demás, para atraer a su vida a las personas que realmente saben valorarle, para llegar lejos con sus sueños.

La obsesión de Leo puede llegar a ser muy peligrosa si no sabe controlarla y si la lleva a los extremos. Pero también, puede ser la obsesión más sana del mundo. Gracias a ese poder, Leo puede llegar a conseguir muchas cosas y a hacer del mundo un lugar mucho más feliz. El poder que puede llegar a tener Leo sobre los demás hace que todos nos sentamos más seguros y protegidos.

2019-11-14T14:40:26+02:00